2 de septiembre de 2013 / 11:49 p.m.

Tras su debut con la camiseta del Puebla, el mediocampista uruguayo, Carlos Sánchez, se dijo satisfecho por lo hecho durante sus primeros minutos como Camotero en el balompié mexicano, donde lo más importante para el equipo fue la obtención de la victoria, dada la importancia del rival que se tenía enfrente por la cuestión del tema porcentual.

"Tenía la ansiedad de entrar, la pelota no salía a mano, ni un faul, nada, pero al final entré, muy contento porque se ganó, que era lo principal, después el triunfo sirve para trabajar más tranquilos y pensar en lo que viene. Estoy muy contento por la victoria, más que nada, lo del debut es personal, pero en lo grupal me voy contento porque se ganó, sabíamos que era un rival directo del porcentaje, así que vamos a trabajar más tranquilos pensando en lo que viene".

Reiteró que sin importar las formas, lo importante era sumar las tres unidades a como diera lugar, lo que es un aliciente para el plantel en términos generales, en espera de replicar este bien saldo en su próxima visita a la cancha de los Gallos Blancos del Querétaro, donde aseguró, se jugará otra final.

Sánchez se sinceró y dejó en claro que lo que a él le falta para mostrar su verdadero nivel con su nueva escuadra son minutos, los que sabe deberá ganarse, sobre todo en la confianza del técnico, con la seguridad de que antes de concluir la campaña en su etapa regular, será un referente en el mediocampo blanquiazul.

"Personalmente minutos me faltan, yo creo que poco a poco me iré adaptando al grupo, en el equipo, iré agarrando ritmo, así que con tranquilidad vamos a seguir trabajando y pensando en lo que viene, sabiendo que es un partido también difícil para seguir sumando", sentenció el charrúa.

Edgar González