3 de septiembre de 2013 / 01:38 a.m.

El tenis español mantuvo su racha triunfal en la octava jornada del Abierto de Estados Unidos con David Ferrer, cuarto cabeza de serie, que venció por 7-6 (7-2), 3-6, 7-5 y 7-6 (7-3) al serbio Janko Tipsarevic, decimoctavo favorito, y consiguió pasar a los cuartos de final por segundo año consecutivo.

Ferrer, que tendrá como próximo rival al ganador del partido que disputan el francés Richard Gasquet (8) y el canadiense Milos Raonic (10), se unió a Tommy Robredo como el segundo jugador español que lograba hoy el pase a los cuartos de final después que Robredo (19) venció por 7-6 (7-3), 6-3 y 6-4 al suizo Roger Federer, el exnúmero uno del mundo.

El jugador de Jávea confirmó que ha vuelto a recuperar las mejores sensaciones con su tenis en pista dura y siempre estuvo en control de un partido que duró tres horas y 57 minutos.

Ferrer, de 31 años, volvió a tener en el saque, el golpe de derecha y las subidas a la red las mejores armas con las que al final se impuso a un rival que también le comenzaron a faltar las fuerzas físicas.

Aunque en el cuarto set con ventaja de 6-5 y 15-40 a su favor falló dos pelotas de partido y la manga al ceder cuatro tantos consecutivos en errores no forzados de golpes de revés, en el 'tie break' para nada perdió la concentración y arrolló a Tipsarevic al que le rompió por dos veces seguidas el saque para el parcial de 3-0.

Aunque Ferrer lo perdió en el 3-1, luego metió un "aces" monumental, el decimotercero del partido, y le rompió de nuevo el saque a Tipsarevic en el 5-2 y con el suyo se colocó 6-2.

Ferrer sabía que estaba ya a las puertas de otro gran triunfo y aunque falló la tercera pelota de partido en la cuarta ya no lo hizo mantuvo un gran peloteo con golpes de derecha, su gran fuerte y forzó a que Tipsarevic diese un revés forzado que se salió por la línea de fondo y acabó el partido.

Entonces, el jugador español volvió a mostrar la clasifica alegría contenida y profesional que siempre muestra para irse a recibir la felicitación sincera de Tipsarevic, que de forma muy deportiva reconoció la superioridad de Ferrer que le volvía a ganar por quinta vez en los seis enfrentamientos que han tenido.

Ferrer lo hizo por que jugó mejor y decidió siempre con los golpes ganadores en los momentos decisivos como demostraron las estadísticas finales que dejaron un 65 por ciento de puntos conseguidos con el primer saque y 33 de 42 subidas a la red por un 59 y 29 de 48, respectivamente, de Tipsarevic.

El jugador español también colocó 46 golpes ganadores por 53 errores no forzados, comparados a los 39 y 58, respectivamente, de su rival que ambos aprovecharon cinco oportunidades de rotura de saque.

EFE