13 de mayo de 2013 / 11:45 p.m.

Los festejos del París Saint Germain, tras poner fin a una espera de 19 años por el título de la liga francesa de fútbol, fueron interrumpidos el lunes tras violentos enfrentamientos entre aficionados y la policía antidisturbios.

Decenas de miles de seguidores del equipo esperaron pacientemente a que los jugadores se presentaran más de una hora tarde en la plaza Trocadero, un famoso punto de referencia parisino cerca de la Torre Eiffel, para celebrar por el tercer título de liga del Saint Germain y su primero desde 1994.

Vistiendo elegantemente trajes oscuros, los jugadores recibieron vítores de los aficionados, algunos de los cuales les veían desde techos, encendieron bengalas y escalaron andamiajes.

Pero ni siquiera hubo tiempo para un discurso del técnico Carlo Ancelotti ni del capitán Thiago Silva, que alzó el trofeo junto con su compañero Mamadou Sakho. Después de sólo unos cuantos minutos, los jugadores fueron escoltados por elementos de seguridad —lo que detonó la frustración de los seguidores.

Pequeños grupos de la policía antimotines empezaron a avanzar hacia la plaza. Los enardecidos aficionados arrojaron piedras y otros objetos a los policías, que respondieron lanzando latas de gas lacrimógeno.

Los enfrentamientos esporádicos entre seguidores del club y policías en los alrededores de la plaza Trocadero continuaron dos horas después de terminada la ceremonia, y el paseo en embarcaciones que los jugadores realizarían bajo la luz de la Luna en el río Sena fue cancelado.

Incluso hubo peleas entre los mismos aficionados, y se rompieron ventanas de tiendas y vehículos cerca de los Campos Elíseos.

"Hubo fuegos artificiales, bengalas y un poco de gas (lacrimógeno) volando alrededor", dijo el defensa del PSG Zoumana Camara. "Pero uno lo puede entender un poco porque ellos (los aficionados) habían estado esperando por mucho tiempo".

El Saint Germain tuvo serios problemas de vandalismo entre sus aficionados de 1985 a 2010. El club entonces tomó medidas para combatir el problema y cambió radicalmente su política para la venta de entradas.

El director deportivo, Leonardo, no acudió al acto en medio de versiones de que debió ser hospitalizado durante la noche previa para recibir un tratamiento anti estrés. El brasileño fue dado de alta el lunes por la tarde.

Leonardo estuvo implicado en un altercado verbal con el delantero sueco Zlatan Ibrahimovic después del partido del domingo, y las imágenes por televisión mostraron al máximo anotador del equipo gritar enojado al director deportivo en los vestuarios después del partido que ganaron 1-0 en Lyon.

AP