22 de enero de 2013 / 04:28 p.m.

Sostuvo que las reglas de operación del Fidem impiden que pueda utilizarse para la reestructura y pago del intermediario.

 

Monterrey.- Las reglas de operación del Fideicomiso para coadyuvar en el Desarrollo de las Entidades Federativas y Municipios (Fidem) no contemplan la reestructura de la deuda, afirmó el diputado priista, Gustavo Caballero Camargo.

Asimismo destacó que este fideicomiso, que presuntamente pagará los honorarios del bróker que reestructurará la deuda del municipio de Monterrey, ya está extinto y no quedan remanentes para nuevos proyectos.

A unos días del anuncio de la alcaldesa regiomontana de conseguir un descuento sobre la comisión que cobraría la empresa Law, Trading & Consulting por su trabajos de intermediación financiera, surgen las dudas sobre la veracidad de esta presunta negociación.

"La impresión que tenemos es que están haciendo oídos sordos a las recomendaciones hasta de panistas destacados que se han ofrecido a intervenir en el tema, gente con experiencia, y hay una testarudez por parte de la autoridad municipal para tratar de contratar a toda costa a este bróker", dijo.

Al respecto, el legislador tricolor puntualiza que la insistencia de la presidenta municipal, Margarita Arellanes Cervantes, parece más relacionada con cumplir compromisos adquiridos con anticipación.

Las reglas de operación del Fidem, emitidas el 5 de octubre de 2007, dejan claro que si bien existe un capítulo asociado a costos de financiamientos, éstos corresponden a gastos, comisiones y demás erogaciones que se realicen con motivo de los costos asociados a la estructuración de operaciones de crédito.

Existen dos subcuentas en el Fidem que explican los tipos de inversiones que pueden hacerse con estos recursos.

En la subcuenta A destacan estudios, diseños de proyectos, evaluación, ejecución de programas y proyectos de infraestructura y equipamiento a través de la construcción, reconstrucción, ampliación, conclusión, mantenimiento y conservación de la infraestructura pública.

Con cargo a la subcuenta B se derivan cantidades que no pudiesen ser recuperadas con motivo de financiamientos o garantías vinculados con proyectos o servicios públicos.

Además, considera los costos y comisiones en relación a la estructuración de financiamientos, es decir, a la consecución de deuda y no a su reestructura.

"El Fidem tiene dos subcuentas y en una de ellas habla de estructuración y originación de deuda, y en la información que tenemos nosotros es que el Fideicomiso está por desaparecer, lo que se tenía designado ya está asignado, y en el caso del municipio de Monterrey esto no entró", insistió el diputado del tricolor.

El fideicomiso apoyó al menos 100 proyectos municipales durante el 2011, algunos de los cuales fueron el estado de Nuevo León como en el caso de Aramberri, Anáhuac, El Carmen, Doctor Arroyo, Zaragoza, Zuazua, Los Aldama, Higueras y San Nicolás de los Garza.

Sin embargo en estos apoyos destacan sólo trabajo de infraestructura sanitaria, redes de agua potable, iluminación e incluso recuperación de espacios públicos.

El municipio de Monterrey ha sido cuestionado por su decisión de utilizar los servicios de un bróker, cuya comisión sería alta.

Al respecto, la alcaldesa Margarita Arellanes expresó que se negoció una reducción de 50 por ciento en los honorarios del bróker para la reestructuración de la deuda.

De esta forma, el intermediario estaría ganando un monto menor a los 32 millones de pesos, según la propia presidenta municipal de Monterrey.

Claves

¿Por qué no?

- El diputado local del PRI indicó que las reglas de operación del Fidem dejan claro que si bien existe un capítulo asociado a costos de financiamientos, éstos corresponden a gastos, comisiones y demás erogaciones que se realicen con motivo de los costos asociados a la estructuración de operaciones de crédito.

- Señaló que existen dos subcuentas que explican las inversiones que se pueden hacer, entre los que destacan: estudios, diseños de proyectos de infraestructura y equipamiento. También se derivan cantidades que no pudiesen ser recuperadas con motivo de financiamientos.

DANIELA MENDOZA LUNA