2 de junio de 2013 / 05:19 p.m.

En pleno fin de semana, Puerto Vallarta vivió ayer una fiesta multicolor por la conmemoración de su 95 aniversario como municipio y 45 de su elevación a la categoría de ciudad

 

Puerto Vallarta • En pleno fin de semana, Puerto Vallarta vivió ayer una fiesta multicolor con motivo de la conmemoración de su 95 aniversario como municipio y 45 de su elevación a la categoría de ciudad.

En el evento, el gobernador del Estado, Aristóteles Sandoval, señaló que para lograr un mejor estado de bienestar de la población vallartense se debe restituir la relación medio ambiente y desarrollo, por lo que la montaña de Puerto Vallarta será declarada zona natural protegida, informó el gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval Díaz, en el marco de los festejos del aniversario de la Ciudad.

Durante su mensaje en la sesión solemne por el aniversario de Puerto Vallarta, señaló que “le digo al Presidente municipal que con mucho gusto atiendo su petición y vamos juntos a declarar zona protegida, revisando lo legal de nuestra montaña para poder reconocer nuestro entorno natural y tener un mejor crecimiento”.

Otras de las acciones será detonar el desarrollo regional de Puerto Vallarta y Riviera Nayarit, con una gestión histórica en materia de promoción de más de 10 millones de dólares con la que se mejorará la conectivad y aumentará el turismo.

Dijo que su Gobierno no escatimará para que Puerto Vallarta regrese a la época dorada.Refirió que la meta para Puerto Vallarta y Riviera Nayarit es ser el destino número uno de México, y para lograrlo es necesaria la unidad de todos los ciudadanos. "Solamente juntos, con una visión donde el centro sea la persona, quien vive en Puerto Vallarta, vamos a poder detonar y ofrecer lo mejor de nosotros", expresó.

Antes de terminar su discurso, el mandatario estatal aseveró que para superar las crisis económicas nada es más efectivo que una promoción en la que se destaque la naturaleza, la gastronomía y la oferta hotelera como un destino turístico integral.

LA CELEBRACIÓN

De entrada, a temprana hora se realizó el acto cívico en la Plaza de Armas, donde el presidente municipal, Ramón Guerrero Martínez, en su mensaje recordó que “hace 95 años, comenzó la construcción de un sueño, la entonces Comisaría de Puerto Las Peñas pasó a ser uno de los municipios del estado libre y soberano de Jalisco y también un día como hoy, pero hace 45 años, el municipio eleva su rango a ciudad”.

Apuntó que este sueño es el resultado de la suma de esfuerzos de mujeres y hombres de bien, que con visión, forjaron los inicios de lo que es hoy el destino turístico más mexicano que distingue a nuestro país.

Señaló que hoy Puerto Vallarta es más que eso, es un entorno de oportunidades, “es gastronomía, cultura, arquitectura, artesanía, ríos, montañas, compras, aventura, deporte, Vallarta es ejemplo de pujanza, tierra de gente emprendedora, de gente noble y trabajadora”.

Además, el niño Diego Ulises López Rivera, alumno de la escuela primaria Lázaro Cárdenas, así como la profesora Hortensia García García, directora general del colegio Ameyali, participaron como oradores oficiales, narrando los orígenes de este puerto mexicano, así como escenas de la vida cotidiana de hace 45 años, compartiendo experiencias del Puerto Vallarta de antaño y su transformación hasta nuestra actualidad.

LOS CHARROS

Con aproximadamente dos horas de retraso, los festejos empezaron con el tradicional desfile charro. Varios jinetes, escaramuzas, niños y charros, un evento organizado por la Asociación de Charros de El Pitillal, apoyada por el Ayuntamiento de Puerto Vallarta.

Las demostraciones de baile en caballo y floreo de la riata fueron parte de la elegancia de los atuendos que portaban los charros y escaramuzas; con botonaduras de oro o plata, moños y trajes con colores sobrios y elegantes, chalecos y pantalones llenos de artesanía mexicana.

Todos ellos motivaron al público a ser parte de este espectáculo, donde muchas familias a través de sus generaciones han logrado hacer verdaderas dinastías, de apasionados y campeones que trabajan para perseverar el arte de la charrería.

Más adelante se dio paso al desfile artístico cultural con decenas de participantes, quienes comenzaron su recorrido en el hotel Rosita y concluyeron en los Arcos del Malecón.

En la sesión solemne fue entregado el Premio Luis Ignacio Vallarta Ogazón, en el teatro Aquiles Serdán (Los Arcos), tras lo cual de inmediato se dio paso a la partida de pastel y mañanitas con mariachi y los juegos pirotécnicos en la Plaza de Armas.

REDACCIÓN