30 de agosto de 2013 / 02:12 p.m.

Michoacán y México • Tras 29 días de negociaciones, con la ausencia del PRD se firmó el Acuerdo por Michoacán, documento que contiene 58 compromisos desglosados en seis líneas estratégicas de atención prioritaria en temas como administración, finanzas, transparencia y rendición de cuentas, gobernabilidad, seguridad pública y legalidad.

El gobernador Jesús Reyna señaló que para transformar Michoacán nadie cuenta con una mayoría, por lo que se requiere el consenso de todos los sectores, partidos y poderes.

“Estos nos indica que las reformas y transformaciones que Michoacán necesita no podrán realizarse sin la voluntad, colaboración, consenso, unión y acuerdo de los michoacanos y de sus actores políticos”, afirmó el mandatario en la ceremonia de la firma.

Sostuvo que el pacto tiene una visión de Estado, encaminada a enunciar las necesidades más trascendentes de la entidad de manera “despartidizada”. También es una respuesta a la petición de la Secretaría de Gobernación de convocar a un acuerdo en pro de la seguridad, la estabilidad política y social.

En la ceremonia participaron legisladores federales, locales, representantes de presidentes municipales, iniciativa privada, sector académico, líderes religiosos y organizaciones sociales. Po la Federación estuvo Jorge Carlos Ramírez, secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano.

Sin embargo, no acudieron legisladores del PRD, dirigentes estatales ni representantes de los presidentes municipales, quienes argumentaron que no les consultaron la redacción final del documento y se les entregó para su revisión horas antes de que se firmara, según el secretario del comité estatal perredista, Carlos Torres.

Por su parte, el secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Jorge Carlos Ramírez Marín, representante del presidente Enrique Peña Nieto, reiteró que el objetivo es atender aspectos del desarrollo de Michoacán que implican más empleo, sanear finanzas, otorgar mayor seguridad pública, mejor justicia y educación de calidad.

El funcionario hizo un llamado para que este acuerdo lo suscriban quienes faltan de hacerlo y aporten ideas. Explicó que no se trata de “una camisa de fuerza”, sino de una ruta para la sociedad que busca cambiar a Michoacán.

Señaló que el acuerdo es un ejemplo para el resto de las entidades, porque es una respuesta inmediata de los michoacanos al llamado de la Secretaría de Gobernación.

Ataque en Apatzingán

Un grupo de sujetos con armas de grueso calibre incendió la madrugada de ayer una gasolinera en Apatzingán, lo que dejó daños materiales y provocó pánico entre la población.

La procuraduría de Michoacán informó que a las dos de la mañana del jueves varios sujetos encapuchados y armados con fusiles de alto poder llegaron en tres vehículos a la gasolinera Servicio Velmont, en la salida al municipio de Aguililla.

Los presuntos delincuentes descendieron de las unidades y amagaron a los empleados, despojándolos de sus pertenencias. Les dijeron que se retiraran porque incendiarían la gasolinera, mientras se dirigían a las bombas despachadoras y a un minisúper.

La dependencia estatal informó que no hubo mayores daños, debido a que la gasolinera cuenta con un sistema de seguridad que impide que llegue el fuego hasta el almacén del combustible.

ClavesRespuesta del PRD

Por la noche el PRD señaló en un comunicado que no firmó el Acuerdo por Michoacán porque carece de objetivos y acciones concretas para beneficiar a los habitantes de esa entidad.

Sostuvo que la mesa técnica decidió tomar en cuenta las iniciativas del PRI y algunas del PAN, excluyendo las de la izquierda, que “daban mayor peso” a la atención social, fortalecimiento de la economía y educación.

“Michoacán no requiere más simulaciones y falsedades, pero el gobierno estatal se empeña en mantener su postura de gobernar a través de ficciones y ausencias.”

 — FRANCISCO GARCÍA DAVISH Y SILVIA ARELLANO