18 de marzo de 2013 / 03:23 p.m.

Monterrey • Tras el escándalo porque los abogados del Casino Foliatti lograron un amparo provisional contra una clausura por parte del municipio de Monterrey, y tras una queja ante la Judicatura Federal en contra del juez Segundo de Distrito en Materia Administrativa de Nuevo León, éste dio marcha atrás y negó a la casa de apuestas la suspensión definitiva.

El juez Javier Rubén Lozano Martínez desechó en definitiva la petición de amparo que interpuso Antonio Ochoa Garza, socio de la firma Comercializadora de Entretenimiento de Chihuahua, SA de CV, permisionaria del Foliatti.

En la lista de acuerdos del Poder Judicial de la Federación, como parte del expediente 401/2013, el pasado 14 de marzo se publicó un dictamen sucinto del auto fechado el día anterior, y el cual reza: “"Se resuelve. Único: Se niega la suspensión definitiva"”.

El mismo 13 de marzo el juez incluyó entre los trámites del caso dar vista a la parte quejosa, con los informes justificados acerca de la decisión de no conceder el amparo pedido.

En menos de una semana, el juez Lozano Martínez ha sentenciado en definitiva contra dos amparos a casinos clausurados por la autoridad municipal de Monterrey, pues había resuelto lo mismo respecto a una petición similar del casino Miravalle Palace.

La diferencia es que los abogados de la empresa propietaria del Miravalle Palace, Master Classic Premium Club, poco antes de que se diera a conocer el dictamen en sentido negativo, se desistieron del juicio de amparo y solicitaron al juzgado se les devolviera la documentación que habían presentado.

Estos movimientos nacieron todos a partir de un acto de autoridad que tuvo lugar el pasado miércoles 27 de febrero, cuando inspectores del municipio de Monterrey impusieron sellos de clausura a diez casinos que no tenían en regla sus permisos de uso de suelo.

Después del operativo, se supo que tres casinos habían interpuesto solicitudes de amparo, pero sólo el Foliatti había conseguido una suspensión provisional que fue desechada por el juez en el auto del jueves pasado.

Siete días después, la alcaldesa Margarita Arellanes denunció que basado en una licencia de uso de suelo apócrifa el casino fue favorecido por el Juzgado Segundo de Distrito en Materia Administrativa al otorgar una suspensión provisional de amparo a representantes de la casa de apuestas.

Tras una queja interpuesta contra el juez ante el Consejo de la Judicatura Federal, el municipio regio presentó el pasado 12 de marzo la denuncia penal contra quien resulte responsable por la falsificación de la autorización.

EDUARDO MENDIETA SÁNCHEZ