27 de marzo de 2013 / 02:08 p.m.

 Los problemas para la edificación del Centro Integralmente Planeado (CIP) de PlayaEspíritu, Sinaloa, continúan; la obra está inconclusa, el proyecto debe ser revalorado y existen dos demandas por los terrenos involucrados.

De acuerdo con información de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), el 25 de septiembre de 2008 el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) celebró un contrato con la compañía Las Cabras y Playas Palmito, para la compra de un terreno de 2 mil 381 hectáreas denominado Las Cabras, en donde se construirá el CIP.

Al respecto, la comunidad indígena Totomares San Pedro Chiametlán interpuso un juicio en el distrito número 39 del Tribunal Agrario, con residencia en Mazatlán, Sinaloa, contra Fonatur para que se declare la nulidad del contrato de compraventa.

En su demanda esta comunidad reclamó invalidar los actos jurídicos celebrados con posteridad a la firma, la desocupación y entrega del predio con una superficie total de mil 215 hectáreas, “que ocupa y tiene en posesión” el gobierno.

Adicional a este caso, la comunidad de San Pedro Chametla, del municipio el Rosario, Sinaloa, reclamó la devolución de la fracción de un terreno compuesto por 208 hectáreas, “que conforme al título primordial de fecha 12 de agosto de 1976 les corresponde el derecho de propiedad y posesión de dicho inmueble”.

En este caso el Tribunal Agrario, mediante una sentencia del 13 de junio de 2012, estableció que la comunidad es dueña de este predio, ante lo cual Fonatur impugnó dicha resolución por medio de un juicio de amparo, el cual se encuentra bajo el número de expediente 562/2012.

Tras el juicio interpuesto, se le otorgó al fondo la suspensión provisional de la decisión del juez de devolverle el terreno a la comunidad de San Pedro Chametla.

Aunado a este problema, la ASF reveló un presunto daño patrimonial al Fonatur por 13 millones 103 mil pesos derivado de irregularidades en los pagos durante la construcción del CIP de Playa Espíritu.

El mayor monto de esta afectación se dio con el contrato CPDU-0901/11-O-02 correspondiente a la urbanización. Los recursos totales que recibiría Fonatur Constructora eran 226 millones 473 mil pesos, de los cuales se le dio un anticipo de 67 millones 941 mil pesos.

De esta acción “"se observó que existe un posible daño a la hacienda pública federal por 11 millones 549 mil pesos con IVA, que corresponde al importe de rendimientos generados por el pago que recibió de anticipo”".

Otro de los contratos que tuvieron la misma irregularidad fue el número CPDU-0901/11-O-01, en el que Fonatur Constructora recibiría un total de 42 millones 17 mil pesos; de ellos tuvo un anticipo de 30 por ciento, es decir, 12 millones 605 mil pesos, indicó la Auditoría Superior de la Federación.

La ASF señaló que igualmente se detectó un posible daño al estado por 730 mil pesos, los cuales corresponden al importe de rendimientos originados por el pago anticipo.

ClavesEn la historia

Tras 25 años de no construirse un CIP en México, la administración de Felipe Calderón presentó en 2009 un proyecto en Sinaloa con el nombre de Teacapán, para después llamarse Playa Espírtu.

La Sectur informó que la inversión para este desarrollo debía ser de 12 mil 200 millones de pesos y detonaría recursos privados por 170 mil millones de pesos.

 — ROBERTO VALADEZ