1 de diciembre de 2013 / 12:54 a.m.

Aunque asegura que todavía tiene "ganas, ánimo y espíritu" para jugar, aparecer en la lista de transferibles en el Atlante representa un factor de peso para empezar a pensar en un posible retiro, aseguró Francisco "Kikín" Fonseca.

"Estar transferible quiere decir que tienes que buscar otros horizontes, equipos donde pueda haber oportunidad de participar y pues aunque quiero mucho al Atlante y a la ciudad de Cancún, yo lo que quiero es jugar", afirmó el delantero.

Sostuvo que si bien no es la primera vez que lo colocan en una lista de transferibles, dice que buscará una nueva oportunidad, pues siente que todavía tiene condiciones físicas, mentales y espirituales para jugar y que para eso se seguirá preparando, incluso para estar con un equipo del Ascenso MX.

"Si encuentro una oportunidad atractiva lo analizaré; lo que me gusta es jugar futbol, yo no veo divisiones, jugué en el barrio en el campo de La Lija, en el Mérida, en Tercera División, yo disfruto el futbol y me sigue apasionando estar en una cancha", agregó.

Asimismo, afirmó que está tranquilo, que en los tres años que estuvo en Cancún siempre se brindó en la cancha, en los entrenamientos y con la afición, y que esta situación la enfrenta con calma porque sabe que son cuestiones del futbol y que ahora lo visualiza de otra manera por estar cerca de graduarse como entrenador.

"No sé cuantas veces he estado transferible, es parte de este trabajo, tengo buena relación con Rubén Israel y el cuerpo técnico, son cosas de futbol, ahora lo entiendo más porque me preparo para mi carrera como entrenador", refirió.

En entrevista, aseguró que se encuentra muy agradecido con la institución, con los directivos de Atlante, con los que mantiene muy buena relación y con todos los integrantes del cuerpo técnico que le han tocado en su estancia con el equipo en Cancún.

En ese sentido, destacó que en poco tiempo, lo que vivió en el Atlante, le hace sentir mucho cariño por los colores, prácticamente desde el primer torneo que jugó con la institución.

"Atlante siempre estará en un lugar importante en mi vida, se trata de un equipo del pueblo, de gente trabajadora, con poco hace mucho y así ha sido a lo largo de su historia", comentó.

De igual forma, dijo que el equipo lo ha marcado en su vida, pues aparte de que puede ser el último en el que juegue a nivel profesional, también le permitió hacer su carrera como entrenador, que incluso ya está por concluir en unas semanas más.

En relación con vivir en Cancún, dijo que pudo comprobar el dicho que tienen los habitantes de que la ciudad "te adopta o te vomita".

"Yo estuve tres años y desde el primer momento me sentí muy bien y claro que será un destino frecuente para mí en el futuro", resaltó.

En cuanto a la situación de Atlante, señaló que le hubiera gustado colaborar con el equipo para enfrentar esta situación, que en su carrera dejó un equipo siendo campeón y que ahora la situación es contrastante, muy difícil, pero que se debe enfrentar con mucho carácter.

"Quizá no pueda ayudar, le tocará a otro que ojalá la gente que se queda se comprometa a salvar al Atlante. Así son las etapas de la vida, me toca salir de la institución cuando la situación no es buena en la porcentual", puntual

Notimex