20 de julio de 2013 / 12:10 a.m.

Monterrey • La madre de la jovencita que quedó al borde de la muerte el pasado miércoles después de ser secuestrada por dos delincuentes que la agredieron sexualmente y balearon en el municipio de Pesquería, formalizó la denuncia de los hechos ante la agente del Ministerio Público que investiga el caso.

Aunque desconoce los pormenores del ataque que sufrió su hija, de 19 años de edad, la denunciante se presentó el jueves ante la representante social.

El ama de casa agregó que la última vez que vio a la joven fue el miércoles, cuando salió de su domicilio ubicado en la colonia Valles de Huinalá, en Apodaca.

Agregó que ese día, su muchacha se dirigía a la empresa General Motors, donde labora como empleada.

Los datos proporcionados por la mujer se anexaron a la averiguación previa que inició la fiscal que giró oficios de investigación a los elementos de la Agencia Estatal para que ubiquen a los presuntos delincuentes que sorprendieron a la afectada, a quien después de secuestrar y agredir sexualmente le propinaron un balazo en la cabeza.

Aunque, el día de los hechos se dijo que la afectada había recibido el balazo en la boca, los médicos del Hospital Universitario, donde se encuentra internada, revelaron que le dispararon en la cabeza.

Agregaron que el balazo le atravesó la cabeza y salió por la boca, por lo que actualmente, la afectada se debate entre la vida y la muerte.

Mientras los especialistas luchan por salvarle la vida, los investigadores estatales iniciaron la búsqueda de los presuntos responsables de los hechos.

 — REDACCIÓN