10 de julio de 2013 / 11:22 p.m.

Ciudad de México • El Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México estableció procedimientos de revisión continua a los trabajadores en los puestos de control de acceso y ordenó la instalación de más cámaras de vigilancia, con el fin de evitar la sustracción de bienes de las maletas de los pasajeros.

La Dirección General de Aeronáutica Civil dispuso además la inspección de la basura transportada hacia el exterior de la terminal aérea, "pues existen informaciones relacionadas a la posible salida de bienes dentro de ella".

En un informe que la Secretaría de Gobernación remitió a la Cámara de Diputados, las autoridades aeroportuarias comunicaron asimismo la decisión de desplegar un grupo de guardias encargados de acompañar los equipajes durante el carreteo.

Ello, con el propósito de "reducir el margen de acción de los empleados que se atreven a violar el equipaje".

Precisó que los funcionarios encargados de las tareas de supervisión y vigilancia han sostenido una serie de encuentros con el personal de seguridad de las líneas aéreas para recabar información sobre la violación del equipaje documentado.

"Con esta información se rediseñarán las acciones de inspección con supervisiones aleatorias de parte de las líneas aérea e iniciamos el diseño, capacitación e implementación del Sistema de Gestión de Calidad para los procedimientos de supervisión de la seguridad del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México", indicó.

La Cámara de Diputados aprobó el pasado 29 de abril un punto de acuerdo para solicitar a las autoridades correspondientes el fortalecimiento de las medidas contra el saqueo de maletas en la terminal aérea.

Advirtió entonces que el robo de artículos de equipaje documentado por los usuarios es "lamentablemente constante".

El personal encargado de trasladar las maletas documentadas a la bodega del avión sustrae cámaras fotográficas y de vídeo, teléfonos celulares, joyas, artesanías, laptop, videojuegos, lociones y hasta licores, entre otros muchos objetos personales, acusó.

El pleno camaral recordó que el aeropuerto capitalino registra el tránsito de un millón 500 mil pasajeros nacionales y 800 mil internacionales, así como 25 mil operaciones nacionales y 8 mil internacionales, para estar entre los más concurridos de América Latina y ser uno de los 30 con más actividad en el mundo.

Los legisladores expresaron su preocupación por el hecho de que los usuarios del aerotransporte sean víctimas de la desaparición de pertenencias, ya sea pérdida total de maletas y portaequipaje, o en muchos casos la sustracción de objetos de valor de las maletas documentadas para su traslado a los aviones.

"Aun con las sanciones previstas en la legislación vigente, los robos, desapariciones o saqueos a los equipajes han mostrado un crecimiento en los últimos años. Las previsiones por parte de las empresas de servicios aéreos, al contratar personal de confianza, son insuficientes para erradicar este problema que ha tomado dimensiones desconocidas, pues no se cuenta con información estadística de estos hechos", puntualizó.

FERNANDO DAMIÁN