12 de julio de 2013 / 02:55 p.m.

Montemorelos • Definitivamente en estos tiempos de calor y de sequía no hay nada más desesperante que el simple hecho de no contar con el servicio de agua potable en la red pública, pues esta situación la viven desde hace tres semanas cerca de 100 familias que habitan en diferentes calles del fraccionamiento Las Bugambilias al sur del municipio de Montemorelos.

Más de 40 vecinos afectados por esta situación señalaron que han sido innumerables las ocasiones en las que se ha reportado el problema principalmente ante las oficinas de Agua y Drenaje, y así mismo se ha buscado el apoyo del fraccionamiento con la finalidad de que se regularice el abasto de agua pero no se ha obtenido respuesta positiva al asunto.

"El problema se ha agravado a partir de esta semana y no tenemos una sola gota de agua, anteriormente la estaban cortando, en meses anteriores no se había tenido ningún problema pero nosotros creemos que Agua y Drenaje debe de intervenir y debe de solucionar el problema por la falta de agua, no sale una sola gota en las llaves y es desesperante vivir así sobre todo por los pequeños", señalo Jaime Nieto, uno de los afectados.

Para solventar la falta del vital líquido en las llaves el municipio apoyó a los vecinos con una pipa que durante la mañana del miércoles recorrió calles como Iberis, Gardenia y Lirios esta última con el mayor número de viviendas afectadas por la falta de agua, pero al no estar preparados los afectados lograron llenar a penas algunos botes de 20 litros, garrafones, tamaleras e inclusive hasta botellas de refresco.

Además madres de familia lamentaron que personal de Agua y Drenaje más que tener la intensión de ayudar y solucionar el problema, les han manifestado que por la ubicación de sus casas hacia la parte alta del cerro y en uno de los extremos del fraccionamiento Bugambilias, estarán sufriendo permanentemente por fallas en el servicio de agua potable.

A la fecha los que más sufren parecen ser los más pequeños quienes inocentes y ajenos a la situación que se vive en su colonia, piden agua para bañarse, para jugar en la calle o simplemente para saciar su sed, pues no cuentan con el servicio, aunque los recibos llegan puntualmente.

UBALDO REYNA