31 de diciembre de 2013 / 03:48 p.m.

La vida pone a prueba siempre. A algunos con retos pequeños, a otros, como al motociclista chileno Francisco López, con algo extremo. El Rally de Túnez de 2011 se convirtió en un antes y un después para el apodado Chaleco; ahí, pegó con una roca cuando marchaba a toda velocidad y perdió el conocimiento; como un milagro, logró recuperarse para activar la señal de emergencia del vehículo y recibir la ayuda de un helicóptero para ser trasladado a un hospital, donde se le atendieron 11 fracturas y una perforación de pulmón.

Después de ello vinieron meses de recuperación para encarar el Rally Dakar 2012, donde a pesar de no estar al 100 por ciento llegó a ganar una etapa, pero debió retirarse en la séptima especial cuando la moto le cayó encima. Un año más tarde, las lesiones ya no existían y terminó en el tercer sitio de la general con cuatro victorias de especiales.

"El accidente es parte de mi vida, obviamente jamás lo olvidaré, pero salvo las cicatrices, ya no quedan secuelas físicas. Intento dejar el tema de lado, sobre todo cuando estoy cerca de enfrentar una competencia como el Dakar. Lo que pasó en Túnez fue por una desconcentración en la lectura del libro de ruta y lo pagué caro, pero saqué lecciones importantes de eso. Trabajé mucho con mi psicólogo deportivo Gilsondo Santos, fueron meses de largas sesiones para asumir el error, aprender de él pese al dolor que sufrí y seguir adelante, luchando por mis metas", expresó el motociclista en entrevista para La Afición a unos días de iniciar la edición 2014 del Rally Dakar en Argentina.

A pesar de las lesiones, López considera que su estilo de manejo no cambió por ese accidente, "sigo siendo el mismo piloto agresivo y técnico de siempre", pero sí le ayudó a mejorar su preparación: "ahora pinto el road book con mucho más detalle en los peligros dobles y triples. Eso me obliga a ir más atento en la navegación, más concentrado en la ruta".

El resultado de la edición anterior lo hace soñar con pelear por la victoria, por convertirse en el primer latinoamericano en obtener el primer sitio de la clasificación general. En 2013 quedó a 18 minutos del ganador Cyril Despres (Francia) y ahora dice estar listo para dar batalla a él y al español Marc Coma, quien se encuentra de regreso.

"Pienso que la gran diferencia entre nosotros ha sido la experiencia, Marc y Cyril tienen más de diez Dakars en el cuerpo, en cambio yo recién voy por el sexto. Son grandes pilotos, sin duda, con un enorme talento y mucha preparación. Pero en cada carrera que los encuentro intento darles batalla", expresó Chaleco.

Ahora, como parte del equipo oficial de KTM, ha dedicado los últimos meses a pulir los detalles para encarar lo que considera la oportunidad de su vida. Desde su perspectiva, si la mala suerte no aparece, podría dar la sorpresa.

"No siento que deba cambiar mucho para el próximo Dakar, al contrario, quiero mantener la motivación e ir con más convicción a pelear el rally. En el 2013 di pelea hasta el final, pero se rompió la cuarta marcha y tuve que cambiar el motor, penalicé 15 minutos y al final terminé tercero. Fue un tema mecánico, no deportivo, eso me tiene muy tranquilo de lo que puedo hacer", concluyó.

LUIS RAMÍREZ