Edgar González
18 de enero de 2013 / 02:40 p.m.

Con un contundente 4 por 0, el Puebla de La Franja rompió el ayuno de triunfos en el 2013, al imponerse la noche de jueves a los Toros del Celaya en el cierre de la Jornada 1 dentro de la Copa MX, misma que tuvo lugar en la cancha del estadio Cuauhtémoc que lució una entrada regular.

Cotejo en el que desde un inicio los Camoteros de Manuel Lapuente dejaron en claro que saldrían por todo, tan es así que apenas al primer minuto de juego, ya habían inquietado la cabaña contraria, que pasó más de un susto antes de que cayera la diana inaugural del compromiso pasados los veinte de tiempo corrido.

Precisamente al cruzar el 22, un servicio de manos que Celaya dejó botar, cayó al ecuatoriano Félix Borja, que con una vistosa bolea la mandó guardar a la zona tejida ante la sorpresa del contrario, decretando así el 1 a 0 que anticipaba el festín que los poblanos se dieron a costa de los cajeteros.

El 2 a 0 llegó al 34 de acción, luego de que un cobro en tiro de esquina por cortesía de Matías Alustiza, fue recentrado por el capitán Jesús Chávez, que la puso en bandeja de plata al contención, Segundo Castillo, que con la testa, convirtió el segundo tanto de la noche para La Franja.

Poco antes del descanso, al 43, un robo en medio del campo por conducto de Luis Miguel Noriega, concluyó con el trazo a Borja que enfiló con velocidad al área, sitio donde sacó la diagonal retrasada al “Chompi” que culminó la obra que él mismo inició, decretando así el 3 a 0 que ya era definitivo.

Pese a sus intentos y a las modificaciones en su esquema, los Toros no cambiaron mucho en su accionar, incluso debieron prescindir de los servicios de Abraham Riestra, que se fue expulsado al 55, dejando a los suyos en inferioridad numérica, misma que resintieron con los embates del contrario.

No obstante, fue hasta el 74 cuando Puebla volvió a manifestarse en el marcador, gracias al propio Alustiza, que finalmente pudo hacerse presente tras un envío de Efraín Dimayuga, el que no desperdició, y tras su control en la zona de peligro, la mandó guardar en la cabaña de Edmundo Ríos que no pudo evitar el 4 por 0.