6 de julio de 2013 / 04:49 p.m.

Chris Froome confirmó el sábado su condición de favorito al aplastar a sus rivales para ganar la octava etapa del Tour de Francia y pasar al frente en la general, mientras el colombiano Nairo Quintana obtuvo la casaca blanca al mejor ciclista joven.

Froome fue segundo su compatriota Bradley Wiggins el año pasado, pero esta vez será difícil superarlo según lo que demostró el sábado.

Froome, de 28 años, atacó en la segunda escalada grande del día en Ax 3 Domaines y nadie lo pudo seguir. Su escolta fue su compañero Richie Porte, que llegó segundo.

Alberto Contador, dos veces ganador del Tour, se rezagó, al igual que el campeón del 2010 Andy Schleck y el del 2011 Cadel Evans.

Froome arrebató la casaca amarilla al sudafricano Daryl Impey, que fue en el pasado compañero de entrenamiento.

"Tengo que agradecer hoy al equipo (Sky). Ellos hicieron un gran trabajo y me llevaron a la escalada final; son ellos quienes me llevaron hasta allí", afirmó Froome. "Es el primer gran día para la clasificación general. Todavía queda un largo tramo hasta París. Quedan dos semanas pero queremos conservar la casaca amarilla".

Froome completó los 195 kilómetros (121millas) de la primera etapa montañosa exigente en 5 horas, 3 minutos y 17 segundos.

Le siguieron el australiano Porte a 52 segundos y el español Alejandro Valverde a 1:09.

El colombiano Quintana, que terminó la etapa con la casaca blanca al mejor ciclista joven, tuvo una destacada actuación ya que llegó noveno en la etapa a 1:46 y quedó octavo en la general.

Quintana se desprendió para lanzar un encarnizado ataque cuesta arriba en Pailheres y solo el francés Pierre Roland lo siguió inicialmente, pero Porte encabezó la cacería para ayudar a Froome a ir alcanzándolos.

"Todos saben que Quintana es muy fuerte en la montaña y cuando atacó en la primera escalada fue difícil alcanzarlo", comentó Froome.

"Fue un día difícil pero había soñado con algo como esto", afirmó el colombiano por medio de un intérprete. "Esperaba poder ganar, pero los demás son realmente fuertes. Realmente pensé que podía hacerlo pero no me quedaron fuerzas al final".

Froome encabeza la general seguido de Porte a 51s. y Valverde a 1:25. Quintana está octavo a 2:02, un puesto debajo de Contador.

"Hoy largamos desde el frente y el equipo estuvo absolutamente perfecto. No hubo motivos de estrés", dijo Porte. "Estoy agotado pero fue un día increíble".

"Yo no esperaba tanto hoy", afirmó Froome. "Las diferencias de tiempo son grandes y estamos en una buena posición, pero tendremos que trabajar sin ninguna duda".

Pero dado que Froome podría volver a atacar el sábado en la segunda etapa montañosa en los Pirineos, bien podría quedar en considerable ventaja.

"Creo que estamos en buena posición", agregó. "Vamos a tener que pelear pero confío en el equipo que tenemos".

La etapa comenzó en Castres y tuvo terreno plano durante largo tiempo antes de terminar con las dos grandes trepadas.

Primero fue el Col de Pailheres, un ascenso sumamente exigente durante unos 15 kilómetros (9 millas) y un desnivel del 9 %, y otro más breve pero más empinado a la llegada en el centro de esquí de Ax 3 Domaines.

AP