Iram Oviedo 
10 de diciembre de 2013 / 04:44 p.m.

Monterrey.- Cuando cayó la llamada a los cuerpos de auxilio sobre un percance vial en la avenida Fidel Velázquez, a la altura del monumento de dicho personaje ya fallecido y quien fuera líder de la CTM a nivel Nacional, se pensó que era el mismo lugar de costumbre.

 

La citada arteria en Monterrey volvió a ser escenario, como casi todos los días, de un accidente automovilístico que por fortuna no llegó a mayores en esta ocasión.Esta vez no fue el cruce de la calle Nomeolvides, donde siempre suceden los accidentes que mantienen en vilo a los habitantes de la Hogares Ferrocarrileroas, sino Álvaro Obregón, a la altura de la colonia Manuel Ávila Camacho, al norte de Monterrey, es decir, enfrente.Ahí volcó un auto Pointer color blanco que era manejado por Gustavo Hernández Sánchez.Según las indagatorias, el joven circulaba de San Nicolás hacia Monterrey a una velocidad inmoderada y con pavimento resbaladizo a causa de la pertinaz llovizna que se dejó sentir en algunos sectores de la ciudad.El conductor perdió el control al pasar una peligrosa curva, para terminar el auto con las cuatro llantas hacia arriba.

 

No consideran algunos automovilistas las condiciones climatológicas para manera y aceleran a fondo, confiando en su coche, en las llantas, en su pericia.

 

Pero no cuentan con que en el pavimento a veces hay aceite o diesel derramado.Gracias a que traía colocado su cinturón de seguridad, a Hernández Sánchez no le pasó nada grave, sólo algún golpe en su pierna izquierda pero no quiso ser llevado a un hospital.

 

El joven andaba más preocupado por recoger sus pertenencias del coche que en atenderse, a pesar de que se le notaba que cojeaba de la pierna izquierda

 

Al sitio arribaron elementos de la Cruz Verde, Bomberos Nuevo León y Protecvción Civil de Monterrey, así como de Tránsito Municipal, estos últimos para tomar conocimiento de los hechos.