7 de febrero de 2013 / 03:41 p.m.

Monterrey • Una fuga de gas en el edificio Kalos obligó a desalojar a poco más de mil personas que trabajan en ese lugar, ante la posibilidad de que ocurriera una tragedia similar a la del edificio Pemex, en la Ciudad de México.

Durante unos minutos la gente que se encontraba en el inmueble y quienes caminaban o circulaban en su vehículo en las calles aledañas, vivieron momentos de intensa angustia dado que el olor del gas se esparció rápidamente en toda la zona.

“"Es en la parte baja del edificio, es un registro, el cual se cerró de inmediato, y aunque parece que no hay riesgo ya, se decidió evacuar totalmente el inmueble como medida precautoria"”, dijo el comandante de Protección Civil de Monterrey, Arturo Ochoa.

Ya para entonces, los Bomberos de Nuevo León, que fueron los primeros en llegar al edificio que se ubica entre las calles de Zaragoza, Escobedo, Ocampo y Constitución, andaban exhortando a la gente de los pisos superiores para que salieran del lugar.

Finalmente la fuga de gas fue localizada en un registro que se encuentra a la salida del estacionamiento sobre la calle Escobedo, lo que ayudó a que buena parte del gas se esparciera hacia la calle y no al interior del edificio Kalos.

“"Uno de los problemas que encontramos, es que son líneas del subsuelo, que no podemos ver, pero se precedió a cerrar válvulas en tanto que se revisaba todo el sistema"”, sentenció por su parte Jorge Camacho Rincón, director de Protección Civil de Nuevo León.

Gas Natural México emitió un comunicado sobre la fuga de gas, en el cual señaló que la fuga fue controlada a las 13:05, pues el aviso oportuno de los administradores del Edificio Kalos permitió que las medidas de prevención fueran inmediatas.

Personal de Gas Natural FENOSA acudió para identificar la causa del incidente. Se confirmó que a la hora mencionada ya no había presencia de gas en el ambiente.

En el comunicado, señala que “"el gas natural es más ligero que el aire, por lo cual en casos de escape en zonas abiertas, no se acumula y de inmediato se dispersa reduciendo al mínimo los riesgos"”.

FRANCISCO ZÚÑIGA ESQUIVEL