9 de marzo de 2014 / 04:45 p.m.

En las películas, en las series de salen investigadores y hasta en la vida real, hemos visto que hacen el test de la verdad.

¿Cómo funcionan estas pruebas?, ¿Hasta qué punto son fiables las "máquinas de la verdad"?

En 1921 se presentó el primer polígrafo, que inventó el oficial de policía John A. Larson en Estados Unidos. Combinaba la medida de la respiración y la presión sanguínea. En 1930, el policía Leonarde Keeler perfeccionó la máquina y añadió la medida del ritmo del corazón, la sudoración y los movimientos corporales.

Los expertos estiman que la fiabilidad de esta prueba en un 70-85 por ciento.

Las ondas cerebrales no mienten

El test consiste en medir la onda P300 del cerebro, que se produce en "la memoria episódica", que es la relacionada con sucesos autobiográficos e incluye detalles contextuales y las emociones asociadas. Se pueden evocar estos "recuerdos, cercanos o lejanos" a partir de un estímulo, como una foto o una frase.

La onda se llama P300 porque "a partir del estímulo, la onda tarda al menos 300 milisegundos en aparecer". Cuanto mayor es su altura en el gráfico, es "de mejor calidad" y más significativa. Puesto que esta onda "no se puede modificar voluntariamente", este especialista cifra la fiabilidad de la prueba en al menos un 87 por ciento.

Agencias