3 de junio de 2013 / 07:12 p.m.

El presidente del Patronato de Agua Potable de la comunidad Nichmamtic, Domingo Gómez consideró una vergüenza que 67 mujeres embarazadas recibieran el certificado de secundaria.

Autoridades del municipio indígena de San Juan Chamula, Chiapas, permitieron que el presidente del Patronato de Agua Potable de la comunidad Nichmamtic cancelara la ceremonia de entrega de certificados de secundaria que recibirían 67 mujeres por estar embarazadas.

Según explicaron las indígenas en una carta de denuncia, Domingo Gómez Díaz, presidente del patronato, tomó el micrófono para decir públicamente que es una vergüenza que mujeres embarazadas, quienes sólo sirven para la cocina y el trabajo de campo, estudien.

En el documento, las mujeres de diversas edades, informaron que el pasado 26 de mayo se congregaron alrededor de 400 habitantes de la comunidad para hacer el anuncio de la graduación de las indígenas luego de concluir satisfactoriamente sus estudios de secundaria.

Sin embargo, Gómez Díaz, quien se encontraba entre los asistentes, se apropió del micrófono para repudiar el esfuerzo de las estudiantes adultas, advirtiendo que bajo ninguna circunstancia se llevaría a cabo la ceremonia de graduación que se programó para el 10 de septiembre de este 2013.

El discurso del sujeto causó un fuerte efecto entre la población masculina, quienes lo respaldaron al considerar que ""la educación no sirve para nada"".

Entre los que se opusieron a que las tzotziles mujeres reciban su certificado están Manuel Gómez Castellanos, ex alcalde de San Juan Chamula y actual asesor del presidente municipal Sebastián Collazo Díaz y un agente auxiliar de nombre Marcelo Hernández López.

""Ya no queremos ser ignorantes y analfabetas, si no que deseamos de todo corazón poder brindar un mejor futuro a nuestros hijos para mejorar la calidad de vida"", expusieron al tiempo de exigir a las autoridades estatales se les garantice su derecho a la educación.

— HERMES CHÁVEZ