5 de enero de 2013 / 11:56 p.m.

"Bonita foto", es el titulo que el ex secretario de Seguridad Pública estatal, Ramón Almonte, compartió en la red social donde aparece acompañado de Alberto López Rosas.

 

Guerrero.- La mañana del sábado 5 de enero, el ex secretario de Seguridad Pública estatal Ramón Almonte Borja colocó en su página de Facebook una fotografía en la que se le ve departiendo sonriente con el ex procurador general de justicia Alberto López Rosas.

Ambos ex funcionarios están sujetos a un juicio político promovido por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) ante el Congreso local, como consecuencia del desalojo que provocó la muerte de dos estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa.

"Bonita foto", es el título que Almonte Borja redactó en la imagen que se subió la mañana del sábado, en la que al centro se mira a una persona de nombre Marcelino Alfaro y en el lado izquierdo al ex fiscal guerrerense.

Almonte es un abogado especializado en materia laboral, que estuvo en la SSP estatal del 1 de abril de 2011 al 13 de diciembre del mismo año, renunció con el argumento de permitir que la investigación relacionada con el caso Ayotzinapa se desarrollara de manera libre y sin que tuviera la protección de un cargo público.

Era el jefe inmediato del general Ramón Arreola Ibarría, el ex coordinador de la Policía del Estado que no pudo establecer un cerco de seguridad entre los estudiantes que bloqueaban la carretera y los policías federales que llegaron a desalojarlos.

Ese mediodía el general Arreola declaró que había acudido a restablecer la paz y el orden en la carretera, pero reprochó que los estudiantes lo recibieron a pedradas y palazos.

En la foto difundida en Facebook se le mira una sonrisa discreta, tiene la mirada relajada y los brazos descansan sobre la mesa de lo que parece un restaurant de la zona costera de Acapulco, viste una camisa blanca de manga larga desabotonada al nivel del pecho, un rayo de sol se cuela en el techo y cae de lleno sobre la coronilla calva de su cabeza, lo que no parece molestar al ex funcionario.

López Rosas viste una guayabera blanca de manga corta, sonríe abiertamente mientras recarga su brazo derecho sobre la mesa cubierta por un paño color rojo, al igual que Almonte está sentado en una silla de plástico en cuyo respaldo se lee la marca de una distribuidora de cerveza.

La última vez en que se les retrató juntos fue la noche del 12 de diciembre de 2011, durante la conferencia que ofrecieron en el auditorio del edificio que ocupa la Policía Ministerial para hablar sobre las condiciones en que se desarrolló el desalojo y reconocer el saldo de muertos, detenidos y lesionados.

Ambos ex funcionarios enfrentan un juicio político que se habrá de retomar después del martes 8 de enero, cuando el Congreso local regrese de un periodo vacacional de fin de año y las comisiones den continuidad a sus trabajos pendientes.

La primera etapa del juicio terminó con la comparecencia de López Rosas y de una comisión de la dirigencia estudiantil, de acuerdo a lo dado a conocer por el presidente de la Comisión Instructora Omar Jalil Flores Majúl.

Falta llamar a comparecer al ex titular de la SSP y también al oficial que estaba a cargo de la Policía Federal el día del desalojo.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN