22 de junio de 2013 / 08:07 p.m.

Algunos responden con la mayor diplomacia posible, otros se desentienden y unos cuantos las favorecen abiertamente. Los futbolistas y entrenadores que participan en la Copa Confederaciones no están ajenos a las manifestaciones cada vez más violentas que se propagan por Brasil, incluyendo las seis ciudades donde se realiza el torneo del 15 al 30 de junio.

La Copa Confederaciones, y especialmente la Copa del Mundo del próximo año, son dos de los blancos principales de las protestas. El gobierno brasileño ha gastado miles de millones de dólares en los estadios para ambos campeonatos, en muchos casos en ciudades con graves problemas de pobreza y falta de servicios e infraestructura, provocando la ira de manifestantes que piden mayor fiscalización y que el dinero se utilice para mejorar las condiciones de vida del pueblo.

Aquí algunas voces de los protagonistas de la Copa Confederaciones sobre las protestas en Brasil.

Luiz Felipe Scolari, técnico de la selección de Brasil: "Todos queremos justicia en nuestro país. Los que están en el gobierno también lo quieren. No podemos sólo crucificarlos, todos lo queremos y trabajaremos juntos para conseguirlo. Pero no sucede en un día, tenemos que trabajar juntos para atender ciertos asuntos y ojalá las cosas cambien en uno, dos, cinco o 10 años".

Pelé, leyenda del fútbol brasileño: "Hay muchos bandidos aprovechándose de esta oportunidad y están afectando estas protestas pacíficas que piden lo mejor para el pueblo brasileño. Creo que no podemos permitir que estos bandidos y delincuentes interfieran con esta oportunidad para exigir mejoras para nuestro país".

Neymar, estrella de la selección brasileña: "Es triste tener que llegar al punto de salir a las calles para exigir mejores condiciones (de vida). La única manera que puedo representar y defender al país es jugando al fútbol, y de ahora en adelante entraré a la cancha inspirado por este movimiento".

Alberto Zaccheroni, técnico de la selección de Japón: "Lamento mucho y todo mi equipo lamenta mucho que haya tanta tensión en este momento, porque eso significa que hay mucho descontento en el pueblo, y eso no es bueno para la sociedad, para la vida social, para el deporte, o en realidad para nada. Así que espero que los que están en el poder puedan intervenir de inmediato para conseguir que haya colaboración y recuperar el balance, para asegurarse que la situación en Brasil mejore".

Cesare Prandelli, técnico de la selección de Italia: "Las manifestaciones civiles pueden estimular el crecimiento de un país, pero es preocupante cuando se tornan violentas. Es difícil controlar a los que se tornan violentos cuando hay mucha gente".

Riccardo Montolivo, zaguero de la selección de Italia: "Si la gente protesta y expresa su descontento, debe ser respetada, siempre y cuando la protesta se realice de una forma pacífica".

Oscar Tabárez, técnico de la selección de Uruguay: "Las manifestaciones públicas son el derecho de las agremiaciones y el pueblo en general, y que se intensifiquen en estos momentos es un tema de estrategia. Nos ha impresionado la cantidad de gente en todas las ciudades".

Romario, congresista y ex delantero de la selección brasileña: "Sigan protestando, sigan saliendo a las calles, siempre pacíficamente. Es la única forma que los congresistas entenderán que las cosas tienen que cambiar. Felicitaciones, más que nunca estoy orgulloso de ser brasileño".

David Luiz, zaguero de la selección brasileña: "La gente tiene el derecho de expresar su opinión y de protestar cuando no está contenta con lo que pasa en el país. Esa es la única forma de llamar la atención a lo que está mal. No vivo en Brasil, pero amo a mi país. Los brasileños aman a su país, y por eso suceden estas protestas. Lo único que no apoyamos es la violencia. Favorezco el derecho a expresión, pero sólo si se hace pacíficamente".

Fred, delantero de la selección brasileña: "Favorezco las protestas, siempre y cuando sean pacíficas. Estoy muy orgulloso por ver a la gente luchando para mejorar la transportación pública, los servicios de salud y muchas otras cosas".

Hulk, delantero de la selección brasileña: "Después de ver a la gente en las calles exigiendo mejoras, me dan ganas de unirme a ellos. Están haciendo lo correcto, lo que dicen tiene sentido y tenemos que escucharlos. Brasil tiene que mejorar, todos lo sabemos".

AP