9 de septiembre de 2014 / 02:42 a.m.

 

BERLÍN.-  La casa inteligente e interconectada en red se presenta como una tendencia del futuro dentro de la feria internacional de tecnología IFA, donde las principales empresas del mundo presentan sus novedades en esta rama.

La vida cotidiana sin el teléfono inteligente o la tableta es ya impensable para una gran parte de la población y las aplicaciones se han extendido a numerosos ámbitos de la vida permitiendo buscar el restaurante más próximo hasta pedir o pagar el taxi desde el celular.

Sin embargo, el uso de las aplicaciones es hasta ahora limitado en el ámbito del hogar, algo que podría cambiar pronto, en vista del concepto que tienen algunas empresas ya en mente.

El de un hogar inteligente, una casa interconectada en red que permita dirigir los electrodomésticos, como el horno, desde el celular o la tableta.

Desde hace 10 años la idea ya existe, pero es ahora en vista de los avances tecnológicos y de la popularidad del uso de los teléfonos celulares cuando las oportunidades de mercado parecen reales.

Los productores de electrodomésticos alemanes como Miele, Siemens o Bosch, quieren aprovecharlo y sacarán al mercado a comienzos de 2015 nuevas aplicaciones para teléfonos inteligentes con este fin.

"Ya no será necesario estar en casa para hacer las tareas del hogar", prometió Roland Hagenbucher, director ejecutivo de electrodomésticos de Siemens.

El hombre del futuro ya no tendrá que estar en casa para poner la lavadora o elegir el programa de lavado y también será posible ordenar desde la distancia que se encienda el horno para que la comida esté lista y caliente al llegar a casa.

La aplicación también avisa si es necesario poner más detergente o limpiador o si hay algún problema.

La industria no tiene dudas de que la tendencia acabará por imponerse. "La gente se ha acostumbrado a organizar su vida con smartphones y tabletas", por lo que hacerlo en el hogar es sólo un paso más, consideró Reinhard Zinkann, director ejecutivo de Miele.

Sin embargo, el reto al respecto es otro: hacer posible la interconexión y compatibilización de los distintos electrodomésticos y de las distintas marcas en distintos tipos de teléfonos inteligentes, sin necesidad de que todos los sistemas sean de Siemens o de Bosch, por ejemplo.

Los pasos hacia la homologación de un estándar único están en su fase más inicial y algunas empresas ni siquiera lo consideran porque prefieren centrarse en impulsar las ventas de sus propias marcas.

Por el momento, los avances en el hogar siguen constituyendo un punto fuerte de la IFA para hacer todo más fácil, cómodo y rápido.

Entre las novedades que se vieron en la feria destaca por ejemplo la combinación de un horno microondas que permite reducir el tiempo de cocinado de una pizza de 20 a 12 minutos o programas de horno que conocen automáticamente el tiempo y temperatura necesaria para cada tipo de alimento.

Los lavavajillas se presentan con nuevos extras de programas de lavados rápido, siempre con el foco puesto en el consumo de electricidad y agua.

Para la sala, las novedades llegan de manos de las televisiones, con una tendencia clara: la curvatura de la pantalla.

Pero la feria no ha olvidado a los teléfonos inteligentes y las tabletas, quizá el producto estrella fue el Galaxy Note 4, una nueva versión del conocido como 'phablet' con numerosas mejoras.

Otros adelantos son el casco de realidad virtual Samsung Gear VR, la pulsera Smartband Talk de Sony o los smartwatches de Asus.

Sin embargo, la atención está puesta más allá de la IFA, pues dos días después de que la feria de Berlín cierre sus puertas, el martes entrante, el gigante Apple presentará sus novedades, el esperado iPhone 6 y un dispositivo inteligente tipo reloj, el iWatch.

Las empresas aprovechan ahora el momento en Berlín antes de que el gigante estadunidense acapare toda la atención del sector tecnológico en sólo unos días.

 

FOTO: Especial

NOTIMEX