Sandra González 
13 de agosto de 2013 / 02:32 a.m.

 

Monterrey.- • El cuerpo de Sonia Nohemí Moreno Pérez, la mujer que murió al ser arrastrada por la corriente del río La Silla, fue entregado a sus familiares quienes le darán el último adiós, bajo un ambiente de preocupación por el futuro de sus hijos de 16 y 10 años.

Martín Moreno, tío de la víctima y tutor de su hijo mayor, informó que al darle la noticia a la abuela de Sonia, la consternación fue tal que tuvo que ser ingresada al hospital 33 del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Sin embargo, los menores que quedaron en la orfandad tomaron la noticia con tranquilidad, ya que no eran muy apegados a su madre porque desde hace mucho tiempo que no vivían con ella.

Algunos amigos de la ahora occisa, fueron la mañana de este lunes a dar el pésame a la familia, en el número 1215 de la calle Santa Anita, en la colonia Fomerrey 45, sin embargo no había nadie en la humilde vivienda.

Santos García Sánchez y Diana Marlene Arredondo González, indicaron que la mujer se dedicaba a lavar automóviles en una tienda de autoservicio que se ubica sobre la Carretera Nacional y con dichas ganancias ella se mantenía económicamente.

Ambos dijeron que conocían desde hace varios años a la mujer, quien era muy amigable y siempre tenía el tiempo para ir a saludarlos en su domicilio que se ubica a unas cuadras de ahí.

Sonia Nohemí Moreno Pérez falleció el sábado por la tarde cuando la fuerte lluvia formó una corriente intensa en el río La Silla, a la altura de la colonia Fomerrey 45, y cuando ella intentó cruzar perdió pisada y desapareció en el agua.

Rescatistas de Protección Civil del Estado, y de los municipios de Monterrey y Guadalupe, la buscaron por más de seis horas hasta que la encontraron muerta a la altura de la colonia Pedregal de la Silla Segundo Sector, entre las ramas de árboles que se encuentran cerca del río.

Debido a que el cauce llevaba un 40 por ciento de su capacidad, la mujer fue arrastrada corriente abajo y por las ramas, piedras y objetos que llevaba el cauce, no pudo salir con vida.