27 de enero de 2013 / 08:20 p.m.

A primera hora de la jornada, Cristiano Ronaldo marcó tres goles en diez minutos en la paliza del Real Madrid ante Getafe.

La lluvia de goles de ambos astros sirvió para calentar un poco más el inminente cruce Barsa-Madrid, el miércoles en casa de los segundos por el partido de ida de las semifinales de la Copa del Rey.

El Barsa lidera la liga con 58 puntos y una cómoda renta de 11 sobre el Atlético de Madrid, que cierra la jornada frente al Athletic de Bilbao, y 15 respecto al Madrid, tercer clasificado.

Rebajada la disputa del campeonato por parte madridista, los 21 goles de Cristiano amenazaban la condición de máximo cañonero de Messi al mediodía, pero "La Pulga" puso las cosas en su lugar con sus cuatro tantos a Osasuna, el último ocupante de la zona de descenso, mejorando su cuenta a 33 redes.

Messi anotó a los 11, 28, 56, y 58 minutos para acumular 11 fechas seguidas con gol, nuevo récord de la historia de la liga, mientras que Pedro Rodríguez (40) y Raúl Loé (24) completaron el marcador.

El tanto inicial de Sergio Ramos a los 53 minutos facilitó la segunda tripleta en liga de Cristiano, que marcó a los 62, 65 y 72 minutos.

En Barcelona, una apurada salida del arquero Andrés Fernández dejó un balón a pies de Xavi Hernández, quien avistó el arribo de Messi por el centro y sirvió un balón interior que el argentino no desperdició para anunciar otra gran noche ante su hinchada.

La falta de tensión defensiva castigó momentáneamente al Barsa con el empate, al enganchar Loé un balón al borde del área y batir con un tiro envenenado a Víctor Valdés. Pero a los pocos instantes una mano aparentemente involuntaria de Alejandro Arribas en el área osasunista cambió el guión, pues el árbitro expulsó al central por doble tarjeta amarilla y señaló penal, convertido plácidamente por Messi.

Buscando el tercero, el argentino cabeceó al poste un centro de Dani Alves, que insistió con un servicio inmejorable a Rodríguez para noquear definitivamente a Osasuna, al que se le eternizó una segunda parte en que Messi, insaciable, sumó el cuarto y el quinto con la destacada colaboración de David Villa.

Ap