7 de julio de 2013 / 03:07 p.m.

El triple campeón de Fórmula Uno Sebastian Vettel se impuso en el Gran Premio de Fórmula Uno de Alemania para ganar por primera vez en su patria.

El Red Bull de Vettel partió como un bólido en la largada y durante toda la carrera resistió los embates de los dos Lotus para ganar de punta a punta.

Esta vez no hubo pinchazos de neumáticos pero la carrera tuvo su cuota de incidentes, como una rueda suelta que voló por los aires y un auto abandonado que quedó por momentos en la pista.

Vettel partió segundo detrás de Lewis Hamilton pero superó al piloto de Mercedes en la primera curva.

El alemán resistió los desafíos de Kimi Raikkonen y Romain Grosjean para ganar su cuarta carrera en la temporada. Raikkonen fue segundo y Grosjean tercero. En cuarto lugar llegó Fernando Alonso con Ferrari.

"Es increíble ganar en casa, un gran alivio", exclamó el vencedor.

La trigésima victoria de Vettel en su trayectoria extendió a 34 puntos su ventaja sobre Alonso en el campeonato mundial de pilotos. Vettel suma 157 puntos, Alonso 123 y Raikkonen avanzó al tercer puesto con 116.

Hamilton tuvo problemas con sus neumáticos y llegó quinto. Una vez más Mercedes demostró no poder confirmar en las carreras lo que logra en la clasificación.

Hamilton también fue superado por el otro Red Bull de Mark Webber antes de la primera curva.

Pero Webber perdió una rueda después de salir de su primera parada en los puestos y terminó séptimo después de quedar rezagado por el incidente. La rueda golpeó al camarógrafo británico Paul Allen en el costado izquierdo. Allen permaneció consciente y fue tratado en el circuito antes de ser trasladado a un hospital cercano en observación.

Pese a que no se repitieron los reventones de neumáticos, ocurrió otro incidente peligroso cuando el Marussia del piloto Jules Bianchi se incendió. Bianchi salió del vehículo, que empezó a girar en la pista. En ese momento no llegaban otros bólidos y el auto sin piloto terminó sobre el césped, embistió un cartel y se detuvo.

El auto de seguridad intervino y los Lotus se acercaron a Vettel.

Ap