11 de abril de 2013 / 11:59 a.m.

Monterrey • Son más de 100 mil las cabezas de ganado que se han perdido en Nuevo León en los últimos dos años de sequía, dio a conocer Adrián de la Garza Tijerina, presidente de la Unión Ganadera Regional de Nuevo León.

Explicó que algunos han decidido llevar sus animales a otras tierras; otros los han vendido prematuramente y en última instancia se ha dejado el sacrificio ante la incapacidad de seguirlos manteniendo.

“"Estimamos que en lo que va de los dos años recientes se han perdido más de 100 mil cabezas, no necesariamente muertas, sino que se han sacado de los ranchos tanto para irse a producir a otros ranchos fuera del estado o al sacrifico"”, dijo.

De la Garza Tijerina explicó que la ganadería en Nuevo león es muy tecnificada, por lo que cuando empieza a haber problemas de sequía se comienza a deshacer del ganado improductivo y después de los becerros para poder salvar la vaca, pero al momento “"ya están sacando lo que sea, para salvar los ranchos"”.

Desde noviembre de 2012 se emitió alerta a los más de 12 mil agremiados para recomendarles que se deshicieran de su ganado no productivo, buscando que tuvieran la menor cantidad de pérdidas posibles.

Cuestionado sobre las pérdidas económicas, de la Garza Tijerina dijo que aun no hay un cálculo preciso, pero si se considera que mantener a una vaca cuesta aproximadamente 2 mil 400 pesos al mes; con lo que se trata de sacar adelante a un animal en seis meses ya se gastó lo del costo de diez.

El ganadero señaló que la presencia del secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), Enrique Martínez y Martínez en Nuevo León durante estos días, servirá para afinar los detalles del apoyo que recibirá este sector.

“"Después de estar buscando esta declaratoria por más de seis meses, tuvieron que cambiar la autoridad que la emitiera y parece que el Inifad ya la sacó para que el sector pueda tener apoyo del Gobierno Federal.

SECTOR PECUARIO PIERDE 13%

Si el sector agricultor de Nuevo León ha resistido los embates de la sequía y ha mantenido un crecimiento, los productores pecuarios no han contado con la misma suerte, al registrar bajas de 13.09 por ciento en su producción desde hace tres años.

Según el Sistema de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP) en Nuevo León, las producciones bovina, caprina, ovina, porcina, carne en canal y leche mantienen tendencia a la baja desde 2010 al periodo del primer bimestre.

“"Los efectos de la sequía, aparte de que al sector ganadero lo afectan con muertes por falta de comida, las vacas no están en condiciones nutritivas para que se puedan reproducir. Eso significa que el siguiente año no habrá la cantidad de becerros que estamos esperando"”, dijo Adrián de la Garza, líder de este gremio.

DANIELA MENDOZA