3 de septiembre de 2013 / 11:01 p.m.

Apenas disputará su segundo encuentro con la selección azteca, pero el volante naturalizado Christian Giménez sabe que no habrá tiempo de adaptación y que México debe conseguir un buen resultado el viernes cuando reciba a Honduras en las eliminatorias de la CONCACAF.

Giménez se estrenó con la camiseta tricolor en un amistoso ante Costa de Marfil el mes pasado en el que lució como conductor del medio campo. Esa actuación le valió el llamado para encarar dos duelos claves en la eliminatoria, primero el viernes ante Honduras y cuatro días más tarde ante Estados Unidos.

"Sabemos que ahora es ganar sí o sí", admitió Giménez al finalizar el entrenamiento de México en el Centro de Alto Rendimiento, localizado al sur de la capital. "Queremos llegar de la mejor manera, sabemos que nos jugamos mucho, especialmente en el partido del Azteca que es el primero y el más importante porque es momento de dar un golpe de autoridad".

Autoridad es justamente lo que le ha faltado al equipo mexicano, especialmente en casa, donde por primera vez en su historia acumula tres empates consecutivos, todos sin goles.

Además, México ha empatado ante Honduras y Panamá y su único triunfo fue ante Jamaica como visitante. Con ocho puntos como cosecha luego de seis encuentros, México está obligado a ganar en casa para no depender de un resultado en Estados Unidos y seguir encaminado al Mundial de Brasil.

"No podemos jugar con miedo, porque el miedo te paraliza y nosotros no debemos pensar en esa palabra, lo que tenemos que hacer es trabajar y confiar en lo que estamos haciendo", agregó el "Chaco" Giménez. "Estaremos en nuestra casa, con nuestra gente y será importante sacar los tres puntos".

Giménez, de 32 años y nacido en Argentina, obtuvo sus papeles de naturalización apenas en julio pasado y el entrenador José Manuel De la Torre no dudó en convocarlo de inmediato al equipo mexicano.

"Lo que sé es que ya cuando tienes un recorrido en el fútbol, estar en selección es lo máximo. Ahora son tres puntos en disputa, el otro era un amistoso, pero no deja de ser selección", agregó.

Giménez, quien juega y vive en México desde 2004, fue convocado por la selección de su país para un par de encuentros por las eliminatorias rumbo a Sudáfrica 2010, ante Colombia y Ecuador, pero el entonces entrenador Diego Maradona no lo usó un solo minuto y por eso se mantuvo como candidato para jugar por el "Tri".

"Para mí será una fecha importante, porque será jugar ya un partido oficial con tu gente y además sabiendo que se están en juego un millón de cosas es algo maravilloso y lindo", agregó Giménez, quien no sabe cómo lo tratará la afición local ya en un encuentro oficial. "No sé si hay más o menos presión, de eso hablare el viernes cuando acabe el partido".

AP