27 de octubre de 2013 / 06:02 a.m.

Seis meses después volvieron a escucharse los acordes del Muguero en el Jalisco. Al cumplirse justo un torneo (fecha 15 del Apertura 2013 ante Chivas) desde la última victoria de Atlas en la Liga, los dirigidos por José Luis Mata volvieron a conseguir tres puntos al vencer 3-1 a Querétaro, provocando así la alegría de su fiel y el retorno al sonido local de la melodía de los Auténticos Decadentes.

Los Zorros por fin ganaron en el presente campeonato. La victoria los saca del fondo de la tabla general al llegar a 11 puntos, y se han puesto ya a 10 unidades de Atlante y a seis de Chivas en la tabla de cocientes.

Por primera ocasión desde que arribó a Colomos, Leandro Cufré fue enviado a la banca y abandonó la oncena rojinegra estando elegible para el técnico. Mismo caso experimentó el chileno Rodrigo Millar. La gran novedad del esquema fue la línea de cuatro zagueros y la presencia de Edson Rivera como volante ofensivo.

Con este parado, los locales regresaron a las bases del torneo con el que fueron terceros de la tabla general de la mano de Tomás Boy. Atlas tuvo más intensidad y orden en los primeros instantes. Vuoso dio el primer susto a los queretanos con un derechazo dentro del área que mandó a un costado, pero fue justamente Rivera el que dio justicia al ligero dominio que ya ostentaban en la cancha.

En una acción por el corredor derecho, Flavio Santos se internó a zona peligrosa con velocidad, justo en el área sirvió al centro a la aparición del Pilón Rivera, quien de media vuelta y pierna zurda puso el balón pegado al poste derecho de Édgar Hernández para colocar 1-0.

Ya con la ventaja, la barra rojinegra mostró apoyo a su ex capitán "olé, olé, olé, olé, Cufré, Cufré". Los rojinegros fueron reculando y cediendo terreno. Querétaro, sin mucho futbol fue teniendo acciones en zona rojinegra. La mejor acción de los visitantes en los primeros 45 fue un gol anulado a Yasser Corona.

Tras un servicio de esquina, el defensor de los Gallos se levantó en el área y su cabezazo sólido se impactó en el travesaño y el rebote cayó en la línea de gol, justo en ese momento el asistente Manuel Delgadillo corrió al centro marcando la anotación, pero fue el central Fernando Guerrero el que rectificó y anuló la acción.

Los Gallos iniciaron conectados para el complemento. Luiz de Souza le dio más presencia ofensiva a los dirigidos por Ignacio Ambriz. Cuando Querétaro comenzaba a agobiar a su rival, apareció la genialidad de Flavio Santos para colocar el segundo tanto atlista de la noche.

El de Ocotlán tomó la pelota en tres cuartos de campo, y cual si fuera un crack, el rojinegro se quitó de encima a tres marcadores con recortes y velocidad para luego anidar el balón al fondo con un derechazo que antes golpeó el poste izquierdo del guardameta blanco.

Parecía que la primera victoria rojinegra estaba en la bolsa, pero el recién ingresado Leandro Gracián le puso nerviosismo a la historia. El argentino pisó el balón a las afueras del área, hizo un par de recortes y con su educada pierna izquierda lo colocó en el ángulo superior de Miguel Pinto.

José Luis Mata quiso amarrar el resultado con el ingreso de Leandro Cufré, pero lo que aseguró los primeros tres puntos del torneo fue el certero cabezazo de Matías Vuoso, a servicio de Amaury Ponce, con el que movió las redes del arco norte del Jalisco.