24 de marzo de 2013 / 03:36 a.m.

Monterrey.- • El municipio de Monterrey garantizó que la familia del oficial de Tránsito que murió arrollado por un conductor ebrio, presuntamente policía federal, recibirá el apoyo que corresponde y se comprometió a becar a los dos hijos del agente para que sigan estudiando.

Margarita Arellanes Cervantes, alcaldesa de Monterrey, lamentó los hechos en los que falleció el elemento Héctor Andrés González Trejo, de 32 años de edad.

“El municipio está procediendo a dar ayuda y soporte a la familia; daremos también todo lo que corresponde a los seguros que entran por parte de la corporación; garantizamos la educación de estos menores”, dijo refiriéndose a los hijos del oficial fallecido.

González Trejo tenía dos niños, de tres y ocho años de edad, que quedan en la orfandad. Al momento en que fue atropellado y muerto estaba en cumplimiento de su deber, dijo la alcaldesa, por lo que alcanza todos los derechos que ofrece la corporación, al igual que su familia.

El oficial de Tránsito estaba en un operativo antialcohol, cuando un conductor totalmente alcoholizado, identificado como Víctor Manuel Cortés de los Santos, no hizo alto y los arrolló a él y a otro elemento, identificado como Juan Pablo Ibarra Marrufo.

A González Trejo lo arrastró hasta debajo del vehículo y también lo lanzó al lugar donde quedó el primer elemento de tránsito.

El conductor homicida aparentemente es policía federal, pero no se ha confirmado, como tampoco su identidad, dijo el secretario de Tránsito, Augusto Cruz Morales.

Puntualizó que el oficial González Trejo tenía nueve años de pertenecer a la corporación.

Familia pierde casa, pero recupera con el seguro

La familia que hace unos días perdió su patrimonio en el incendio de su domicilio podrá recuperarlo, pues, con el pago del impuesto predial, obtuvo un seguro para estos casos.

Con 110 pesos que se pagó del citado impuesto, el matrimonio formado por Isaías y Margarita Palacios obtuvo cien mil pesos, que les servirán para reconstruir su hogar y amueblarlo, dijo el presidente del DIF Monterrey, Roberto Garza.

“El mismo día de ayer estuvo gente de la Aseguradora levantando la lista de los daños y enseguida inicio el proceso”, dijo el funcionario.

Afortunadamente, no hubo daño estructural en las paredes de la vivienda, por lo que se estima que con la mitad del monto del seguro podrán reconstruir lo dañado y el resto servirá para comprar muebles nuevos.

FRANCISCO ZÚÑIGA ESQUIVEL