8 de junio de 2013 / 01:24 a.m.

Desde hace tres años, luego del paso del huracán Alex, 250 familias que habitan en predios irregulares del municipio de Santa Catarina, aguardan su reubicación y se espera que en próximas semanas su futuro ya sea definido.

 

Santa Catarina.- • El alcalde Víctor Pérez informó que en la próxima reunión de alcaldes metropolitanos con el Gobierno del Estado, abordará el tema de estas familias y confía que estén presentes el director general de la Comisión Nacional del Agua Cuenca Río Bravo y el titular de Fomerrey, aunque este último organismo ya desapareció ante la fusión de dependencias.

El municipio de García podría ser el nuevo destino de las 250 familias que habitan en los márgenes del río Santa Catarina, en las colonias San Francisco, Trabajadores y otros sectores irregulares.

"En caso de que lo acordemos en la mesa sí, no tenemos una reserva territorial municipal grande pero pudiéramos ofrecer algo, lo más importante es cómo trabajar con la reserva que tiene Fomerrey y con la actuación legal que tiene que hacer la Comisión Nacional del Agua para reclamar este tipo de terrenos.

"La idea es que se reinstalen donde no corran riesgo sus vidas y su patrimonio", mencionó el edil con respecto a la posible nueva ubicación de los afectados, que sería en el municipio de García.

Santa Catarina cuenta con poco terreno disponible para reubicar a todas las familias que están en riesgo por lo que esperarán las opciones que puede ofrecer el Gobierno del Estado.

"Cuando les presentamos una posibilidad, hay voluntad política de que lo hagan, si no simple y sencillamente se está cometiendo una irregularidad, nosotros queremos ofrecer algo claro y certero de que se vayan a instalar a otro terreno.

"La parte complicada es que tiene que entrar la parte legal de la Comisión Nacional del Agua y esa es a lo que estamos llamando, la concurrencia del Gobierno del Estado, del Gobierno Federal y de los municipios", agregó.

El riesgo para las familias es que en los márgenes del río existen negocios de chatarra y zonas donde los vecinos acumulan basura, que en caso de una creciente del río, pueden provocar una tragedia.

SANDRA GONZÁLEZ CORTÉS