13 de julio de 2013 / 01:39 p.m.

México • El general Tomás Ángeles Dauahare aseguró que no emprenderá acciones legales, porque no guarda resentimiento ni “nada” contra los ex secretarios de la Defensa Guillermo Galván, de Seguridad Pública Genaro García Luna y la ex procuradora General de la República Marisela Morales, por haber sido encarcelado el sexenio pasado con base en una falsa acusación de nexos con el narcotráfico.

Tras dar a conocer públicamente que desde el 1 de mayo se incorporó como asesor del titular de la Sedena, Salvador Cienfuegos Zepeda, el divisionario aseguró que el general Roberto Dawe, su compañero en la trama que se armó contra militares vinculados con la delincuencia organizada, le ayudó a superar el coraje que sentía.

En entrevista con Ciro Gómez Leyva en Radio Fórmula, comentó que este caso que lo mantuvo arraigado y encarcelado durante 11 meses ya es un asunto cerrado. "Nada contra el general Galván, nada contra Genaro García Luna, nada contra Marisela Morales", puntualizó.

"En honor a la verdad debo decir que quien me ayudó mucho a superar este enojo fue el general Dawe, estuvimos 77 días en el arraigo y el resto en Almoloya. Él me ayudó mucho a superar esta etapa, hacía hincapié en mi gesto, un gesto agresivo, un gesto de coraje.

"En ocasiones le dictaba algunas cosas a él y me manifestó eso, que en mi redacción se veía mucho resentimiento y la verdad eso no me condujo físicamente a nada bueno. Entonces a trabajar contra eso".

—¿Tiene algún sentimiento contra los mandos del Ejército mexicano en el sexenio anterior?

—No, me generó mucho coraje, mucho enojo, pero ya se disipó — insistió el militar.

Respecto a la revelación de su cargo como asesor del secretario de la Defensa Nacional que hizo durante la ceremonia en la que recibió la medalla honoris causa de la Institución Nacional para la Celebración del Día del Abogado (INCDA), explicó que días después de salir del penal de Almoloya pidió audiencia con su mando superior.

"Me la concedió, platicamos el día 26 de abril, en ese evento me invitó a ser su asesor, cosa que acepté con mucho gusto".

Por otra parte, en su discurso emitido tras recibir el reconocimiento —acto al que acudió el presidente nacional del PRI, César Camacho Quiroz—, el general aseguró que México vive bajo la amenaza del caos por la presencia de grupos radicales que llaman a la rebelión social y que protagonizan actos de violencia.

Sin embargo, destacó que en la actual administración federal se trabaja firmemente para construir condiciones de estabilidad democrática.

"Marchamos firmemente por el camino correcto, construyendo condiciones de estabilidad democrática, con un plan elaborado a partir de la expectativa de cada familia que diariamente se esfuerza por mejorar sus condiciones de vida para realizar sus sueños y ser feliz", agregó.

Recordó que “el pasado 24 de junio en Oaxaca se dio a conocer el denominado Frente Único de la Lucha Social. Miembros de su comisión de organización declararon textualmente que va a convertirse en el embrión de una insurrección generalizada en todo el país para derribar al actual sistema político.

"Que sus puertas están abiertas a todas las izquierdas, desde las más moderadas, que buscan el diálogo y creen en el parlamentarismo hasta los grupos guerrilleros (…) y que la Gendarmería Nacional se va a encontrar con una sola fuerza tan real que sentirán su peso y poder".

Sostuvo que hace dos años una organización denominada Alianza Global Jus Semper convocó a un paro generalizado en el país.

Ángeles Dauahare señaló que "todo esto genera incertidumbre, temor y desánimo contrario a la grandeza que los mexicanos merecen".

Se refirió al Pacto por México y dijo que las reformas constitucionales recientes "están construyendo un camino firme hacia un gobierno eficaz y de resultados, que permita recuperar la paz".

IGNACIO ALZAGA