26 de febrero de 2013 / 01:51 a.m.

Luego de que se diera a conocer que Josep Guardiola "espiaba" a sus jugadores, el portavoz del FC Barcelona Toni Freixa, reconoció que se gastaron millones en seguridad, pero desconoce el trabajo que hicieron.

"Cuando llegamos en 2010, supimos que se habían gastado más de tres millones de euros en seguridad, pero no tenemos el contenido de los trabajos", declaró Freixa.

Lo anterior debido a que esta tarde el diario El Confidencial, publicó que Guardiola "estaba obsesionado con que los jugadores mantuviesen una vida privada ordenada y que no saliesen de juerga, porque después no rendían en el césped".

Debido a esto, ex el entrenador "blaugrana" contrató detectives y su ultimo "espionaje" fue a Gerard Piqué, "sin negar la información, no tenemos constancia si la información es veraz", indicó el portavoz del club catalán.

Por otra parte, Freixa salió en defensa de Jordi Roura, segundo entrenador del Barça, quien horas antes recordó que con el árbitro Undiano Mallenco, elegido para dirigir mañana martes el clásico ante el Real Madrid en la Copa del Rey, sus números son peores.

"Roura da un dato objetivo sin entrar a valorar si el árbitro lo hace bien o mal. Comparto al cien por cien la opinión de Roura", comentó en entrevista con Radio Marca.

Notimex