21 de enero de 2013 / 02:16 p.m.

Monterrey.- Dos hermanos fueron ejecutados en la sala de su casa por un comando armado conformado por más de ocho sujetos que empuñaban armas de grueso calibre y llegaron en dos vehículos, la noche de ayer en la colonia Pueblo Nuevo.

Este hecho de sangre relacionado por las autoridades como una agresión entre personas implicadas con el narcomenudeo ocurrió en el domicilio localizado en la calle de Río Necaxa, en la casa marcada con el número 310.

En este sitio murieron Jonathan Guadalupe y Luis Manuel Gonzalitos o González Martínez, de 27 y 24 años, respectivamente; los nombres surgieron debido a que la madre de los hermano llegó al sitio cuando las autoridades iniciaban con la indagatorias.

Los informes obtenidos por la Policía Municipal destacan que los vecinos alcanzaron a ver dos vehículos donde viajaban al menos ocho personas que portaban armas de grueso calibre.

Presuntamente, según las pistas, las autoridades creen que los sujetos descienden e ingresan al domicilio para abrir fuego en contra de los hermanos que se encontraban en la sala.

Los vecinos argumentaron que no tenían conocimiento de que estuvieran relacionados con temas de drogas, pero otros contradijeron esta versión y se atrevieron a asegurar que si eran al menos adictos.

Las autoridades analizan estas dos versiones desde la noche de ayer e interrogan a personas cercanas y familiares para establecer algún móvil sobre lo ocurrido.

Personal de la Cruz Roja Mexicana llegó al sitio, pero por desgracia los dos hermanos ya no contaban con signos de vida.

Personal del área de Servicios Periciales iniciaron con las indagatorias y recolectaron algunos cartuchos para descartar que estas armas se hayan utilizado recientemente en otros hechos; esta cruza de información podría establecer si las armas han sido usadas en investigaciones que pudieran dar una línea o perfil de los homicidas y concretar para qué grupo trabajan.

Hasta la medianoche se sabía que la madre de los dos occisos, identificada sólo como María, había confirmado la identidad de los hermanos, pero debido a su estado de ánimo no pudo aportar más datos a los agentes.

 GUILLERMO JARAMILLO