ERIKA FLORES
6 de junio de 2013 / 04:47 p.m.

México• Pese a que desde 2006 el entonces jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, dijo que la rehabilitación de la Zona Rosa sería una prioridad, a la fecha las autoridades delegacionales y de seguridad pública trabajan descoordinadamente en el lugar, por lo cual no hay resultados concretos.

Así lo explicó a MILENIO Jorge Pascual, presidente de la Asociación de Comerciantes en la Zona Rosa (Acozoro). “Consideramos que los operativos deben ser permanentes y de madrugada, los afters no están nada más en la Zona Rosa: pasa también en la Condesa, Polanco, hay after hours en toda la ciudad y es ahí a donde los policías tienen que llegar”, afirmó.

Recordó que en mayo de 2007 el GDF instaló la vigésima novena Unidad de Protección Ciudadana en la Zona Rosa: una agrupación de 400 elementos para cuidar al turista, vigilar la seguridad y reducir el narcomenudeo.

“¿Y qué pasó? Pues que con los meses, los policías fueron desapareciendo igual que las 20 patrullas que nos mandaron, todo fue reasignado a otras zonas y creemos que pasará lo mismo con los 500 policías que mandaron este domingo. Por eso insistimos en que la Zona Rosa no es de su interés” argumentó.

Los conflictos de orden público en la calle Lancaster eran conocidos por vecinos y comerciantes del lugar, aseguró Pascual. “El Hotel Galerías Plaza tiene 254 habitaciones y en varias ocasiones nos comentaron que había mucho relajo afuera, principalmente por la mañana porque es cuando ellos sacan a sus huéspedes al turismo.

“Reportaron desconocidos bebiendo o echando relajo en la vía pública. Suponían que era de algún negocio que cerraba muy tarde, pero no sabíamos cuál porque no conocíamos al Heaven con ese nombre”, señaló.

Las quejas, dijo, fueron reportadas a la delegación Cuauhtémoc, al Consejo de Participación Ciudadana (ubicado en la calle de Amberes) y al Centro de Atención del Secretario de Seguridad Pública del DF. Pero no hubo cambio.

Acozor agrupa 500 negocios del lugar y, según sus datos, existen de cinco a diez afters hours en este perímetro y trabajan fuera de la norma.

“Ellos no colaboran con nosotros ¡ni queremos que colaboren! Las quejas siempre se hicieron a la autoridad y es imposible que ellos no supieran de su existencia aunque, obvio, con lo sucedido en el Heaven ¿quién va a querer meter las manos en el carbón? Todos se van a echar la culpa, realizarán operativos y resultado de ello es que llevarán a cabo clausuras y suspensiones en aquellos negocios que sí trabajan bien”, advirtió Pascual.

El proyecto de 2011

El 17 de octubre de 2011, MILENIO informó sobre las calles más conflictivas de este lugar y adelantó el proyecto que se estaba trabajando para rehabilitar la Zona Rosa con un presupuesto de 400 millones de pesos.

El grupo de trabajo estuvo integrado por las dependencias de turismo federal, local, el gobierno capitalino, la Secretaría de Seguridad Pública y la delegación Cuauhtémoc. Los trabajos comenzaron a principios de 2012 y la investigación fue asignada a un despacho particular que, a lo largo de tres meses, entrevistó a todos los involucrados para recopilar y estudiar la información.

La propuesta final fue presentada en octubre en las oficinas de la Cámara de Comercio del DF en avenida Reforma.

Pascual señaló que estuvieron presentes representantes del sector hotelero, restaurantero, comercial y agencias de viaje. En total 70 empresarios y funcionarios públicos, quienes avalaron la propuesta que incluía las 30 manzanas que conforman la Zona Rosa y sus alrededores.

El proyecto comenzaría en Avenida Chapultepec e incluía entre sus intenciones: transformar, cambiar y duplicar luminarias; aumentar y modernizar jardineras; cambiar adoquín en las calles faltantes y modernizar el sistema de drenaje y cableado de telefonía, entre otras acciones.

La propuesta alcanzó a la estación del metro Insurgentes para una futura transformación.

Al final de la reunión los presentes solo externaron un comentario “¿cómo resolverían los problemas sociales y de seguridad en este lugar que, sin duda, quedaría bonito?”.

Las autoridades turísticas respondieron que solo podían actuar en el ramo de las facultades correspondientes. “Hace dos meses busqué al secretario Miguel Torruco para hablarle de este proyecto guardado que nos involucra y desde ahí mantenemos contacto con él. El próximo mes llevarán a cabo reuniones en materia turística... De la Sectur federal nadie nos ha contactado”.

—¿Ya se acercaron a la oficina de Miguel Ángel Mancera?

—¡Es un relajo llegar a él! —reprochó.