15 de marzo de 2013 / 11:34 p.m.

Monterrey.- • La Procuraduría de Justicia ejecutó orden de aprehensión en contra de ocho presuntos secuestradores que desde el pasado mes de febrero estaban arraigados por el plagio de dos personas por quienes, en total, pretendían obtener el pago de cinco millones 500 mil pesos.

Los detenidos que desde este jueves se recuentan recluidos en el penal del Topo Chico son: Conrrado Buelna Ornelas, Omar Eliud Silva Castellanos, Gilberto Ramos Hernández, Aarón Yovani Fierro, Jaime Ernesto Cano Moroyoqui, Julio Noé Duarte Escalante, Oscar René Martínez López y su líder Froylan de la Cruz de la Cerda, apodado "El Froylan".Fue el juez segundo penal de Monterrey, quien solicitó su detención por considerarlos presuntos culpables de secuestro agravado.

De acuerdo al expediente que integra dicho juzgador, los presuntos delincuentes fueron capturados el pasado 13 de febrero por elementos del grupo antisecuestros.

Los investigadores los capturaron dos días después de que plagiaron a un hombre de 50 años de edad, por quien exigieron el pago de un rescate de cuatro millones de pesos.Mientras exigían esa suma, los presuntos delincuentes mantuvieron con amenazas a los familiares, a quienes les advirtieron que de no pagar les iban a enviar los dedos del afectado.

También privaron de la libertad a un joven de 26 años, por el que pidieron un millón 500 mil pesos a cambio de su libertad.Después de comunicarse con los familiares del jovencito, les devolvieron la camioneta Ford Lobo modelo 2009 que tripulaba para que la vendieran y reunieran la cantidad que les solicitaban.

Los dos afectados fueron interceptados en el estacionamiento del Oxxo ubicado en la Carretera Nacional, en la entrada a la colonia Bosques del Contry, en Monterrey.De ahí los trasladaron hasta un despoblado ubicado en el kilómetro 257 de la Carretera Nacional, a la altura del poblado El Yerbaniz.

Ese lugar fue plenamente reconocido por los afectados, quienes también identificaron a sus plagiaros.Pero, al rendir su declaración preparatoria, los acusados negaron su responsabilidad y se apegaron a los beneficios del artículo 20 para no responder a los cuestionamientos del Agente del Ministerio Público adscrito al juzgado.

REDACCIÓN