3 de enero de 2013 / 03:06 p.m.

Monterrey • La Secretaría de Gobernación parece no estar en la jugada, y es que pese a que los casinos Red, Riviera y Malibú se encuentran cerrados al público tras ser clausurados por operar presuntamente en forma ilegal, para la dependencia federal están operando.

La Dirección General Adjunta de Juegos y Sorteos de la Segob establece hasta el día de ayer en el apartado de establecimientos dentro del portal oficial www.juegosysorteos.gob.mx que estas tres casas de apuestas operan actualmente.

Para verificarlo, Multimedios hizo un recorrido por los establecimientos y confirmó que continúan cerrados desde sus respectivas clausuras en agosto del año pasado y de abril de 2012, lo que pone en entredicho la confiabilidad de la información en materia de casinos pese al cambio de administración federal.

RIVIERA Y MALIBÚ

“"Está cerrado, ya lleva como un año así y todavía no lo abren"”, informó un hombre al reportero en la Plaza Comercial Carrusel al preguntar dónde está el acceso del casino Riviera.

Sólo merodea un guardia de seguridad que sube y baja las escaleras del inmueble, ubicado sobre las avenidas México No. 1460 y Pablo Livas, en la colonia Rincón de Guadalupe.

El 11 de abril pasado, Multimedios reveló que los casinos Palazzo en Guadalupe y Fantastic, ubicados en el municipio de Escobedo y vinculados a las mismas operadoras del casino Royale, reabrieron sus puertas como Riviera y Malibú, respectivamente, tras cinco meses de haber permanecido cerrados.

Por la mañana del 12 de abril, los alcaldes del área metropolitana manifestaron su repudio contra la Segob.

Incluso uno de ellos anunció que viajaría a la Ciudad de México para exigir el cierre definitivo de ambos establecimientos.

Sin embargo, por la noche de ese mismo día la dependencia federal, en un operativo conjunto con los municipios de Guadalupe y Escobedo, clausuró los inmuebles por operar presuntamente en forma ilegal, hechos durante los cuales detuvieron a decenas de empleados que laboraban en los negocios.

El 16 de abril de 2012, Jesús Salvador Fraustro Macareno, juez quinto de Distrito en Materia Penal en Nuevo León, giró órdenes de aprehensión contra Producciones Móviles, Corporativo Ibérico, SA de CV, y Video Game Partes, SA de CV, éstas dos últimas vinculadas al dueño del Royale.

Cinco días después, una segunda orden de aprehensión fue dictada ahora por Eduardo Sáenz Hernández, juez Segundo de Distrito en Materia Penal, contras estas mismas empresas por el presunto delito de juego ilegal.

Desde lejos el Malibú aparece clausurado con una cinta amarilla en las plazas outlet.

La casa de apuestas luce abandonado sobre la avenida Manuel L. Barragán No. 220, en la colonia Ex Hacienda El Canadá, en el municipio de Escobedo, y sólo cuentan con un guardia de seguridad.

EL RED SIGUE EN PIE

Otro de los casinos que establece Juegos y Sorteos con el estatus de operando es el Red Casino, que se volvió célebre por el videoescándalo que involucró al hermano del entonces alcalde Fernando Larrazabal Bretón presuntamente recibiendo dinero de presuntos sobornos.

El Red era operado por la empresa Urban Publicity, SA de CV, con el permiso de Gobernación otorgado a Petolof, SA de CV, cuyo dueño es el ex funcionario priista Sergio Gil García.

El 25 de agosto de 2011, minutos antes del multihomicidio del casino Royale, fue clausurado por el municipio de Monterrey por supuestamente no contar con los permisos correspondientes para operar en forma legal.

El negocio, que se encuentra cerrado desde esa fecha, está ubicado sobre avenida San Jerónimo No. 501, en la colonia del mismo nombre, en el municipio de Monterrey, a una cuadra del incendiado Royale.

EDUARDO MENDIETA