28 de marzo de 2013 / 01:11 p.m.

Monterrey • Al amparo de una normativa ambiental que data desde el 2008, el Gobierno de Nuevo León solicitará a las pedreras que operan en la entidad que presenten un plan de abandono en el corto plazo.

Fernando Gutiérrez Moreno, secretario de Desarrollo Sustentable, indicó que una vez concluido el periodo vacacional entregarán el oficio a las empresas que realizan este tipo de explotaciones, a fin de que en 30 días presenten una respuesta formal sobre el periodo de tiempo que mantendrán su labor.

En el estado existen 30 pedreras, diez de ellas ubicadas en municipios de la metrópoli regiomontana.

“Estaremos requiriendo a las pedreras del área metropolitana de Monterrey, aunque lo estaremos haciendo para todas las demás pedreras, es presentar su plan de abandono.

“"Tiene que ver con el tiempo que piensan que estarán explotando esta actividad, la forma en que lo estarán haciendo y, sobre todo, cómo van a dejar este terreno"”, manifestó el funcionario estatal.

Gutiérrez Moreno detalló que los requerimientos se harán hasta la reanudación de los días hábiles para evitar amparos de los negocios, como ocurrió en el pasado.

A PREPARARSE

El plan, mencionó Gutiérrez Moreno, es que las pedreras que operan en la zona metropolitana sean las primeras en presentar su plan de abandono, que incluye dejar el lugar de trabajo tal como lo encontraron, y por tanto, realizar una inversión económica sustancial.

“"Contempla el reaprovechamiento de la zona, la estabilización de taludes. No sería adecuado que en el proceso de relocalización de las pedreras se quede un pasivo aunque fuera visual.

“"Tiene que ser un reaprovechamiento de la zona"”, manifestó el funcionario estatal en entrevista.

Pese a esta ofensiva, el estado no fijará un límite a las pedreras para abandonar su actividad, pero sí realizará en forma simultánea un estudio de impacto que determine las mejoras que se deben implementar para remediar estas zonas.

“Existen algunos problemas que se pueden resolver con tecnología, con humectación, con dispersores, encapsulamiento de procesos; otros necesariamente tiene que ser vía relocalización”, manifestó.

El secretario de Desarrollo Sustentable anticipó que en esta dependencia vigilarán el proceso legal que se avecina a fin de no generar amparos de las pedreras.

PROBLEMA LONGEVO

Durante varios años, la operación de estos negocios ha sido señalada como la causa principal de la contaminación que aqueja a ciertos municipios metropolitanos, como Santa Catarina y García.

Algunos alcaldes han promovido acciones para retirarlas desde hace varios años, pero hasta el momento han sorteado los embates de la autoridad municipal y estatal, y en algunas ocasiones estos empresarios han sido ayudados con amparos ante el Poder Judicial.

LUIS GARCÍA