21 de mayo de 2013 / 02:20 a.m.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, inauguró este lunes el último recinto que faltaba para albergar encuentros de la Copa Confederaciones, el estadio Arena Pernambuco, que recibirá el debut de España frente a Uruguay en la Confederaciones.

Por medio de un gol, la mandataria dio por inaugurado el inmueble, mismo que tiene una capacidad de 43 mil 921 espectadores, "con esto (la inauguración), terminó el primer ciclo de estadios para la Copa del Mundo", expuso Rousseff.

Al haberse inaugurado el Arena Pernambuco, los seis estadios que recibirán los enfrentamientos de la Copa Confederaciones están listos para usarse, aunque según responsables del proyecto, las obras internas en el estadio de Recife fueron finalizadas desde abril.

El encuentro también contó con la presencia del ministro de Deportes, Aldo Revelo, y del gobernador de Pernambuco, Eduardo Campos.

Con un costo de 532 millones de dólares, el estadio Arena Pernambuco será sede de tres encuentros de la Copa Confederaciones 2013 y cinco de la Copa Mundial 2014; mientras tanto, su primer partido oficial será este miércoles y citará al Náutico brasileño y al Sporting de Lisboa.

Notimex