DANIEL ANGUIANO
24 de agosto de 2013 / 06:54 p.m.

San Pedro Garza García • El bloqueo en la avenida José Vasconcelos tras la caída de una grúa el pasado miércoles “golpeó” directamente a los negocios de la plaza Tanarah, pues durante los días posteriores vieron mermadas sus ventas hasta un 90 por ciento, debido al cierre de dicha vialidad en dirección hacia el poniente.

 

Pero no han sido sólo ellos los afectados, sino también los negocios establecidos en la misma avenida.

 

A la altura de su cruce con Calzada del Valle, también resintieron en sus ingresos el cierre de dicha arteria, que provocó embotellamientos de hasta cuatro horas el día del accidente.

 

"No han venido clientes ni hemos tenido pedidos a domicilio, porque la mayoría de los locales se cerraron; llevo pérdidas de entre 30 mil y 40 mil pesos", comentó Marco Tulio Garza, encargado del restaurante Brody’s Burguers.

 

A un costado de Brody’s Burguers, se encuentra el concurrido Starbuck’s, que durante los días en que la vialidad permaneció obstaculizada, registró una caída en la afluencia de personas de casi el cien por ciento.

 

"Normalmente, atendemos cerca de 400 personas al día, ayer (jueves) sólo tuvimos 20", reveló uno de los empleados.

 

Por su parte, Nora Ortiz, propietaria del salón de belleza Frank Hörrmann, consideró que de algún modo se debe resarcir el daño que el accidente le causó a los negocios de la zona, puesto que son los menos culpables y sí los más afectados.

 

"Ya tenemos dos días cerrados, hemos recibido cero personas, cada negocio en su modalidad pierde, en su modalidad cada uno ha sido afectado", comentó la empresaria.

En tanto, Jessica Galindo, quien atiende el negocio Delicias Importadas, ubicado sobre la avenida José Vasconcelos y Bosques del Valle, explicó que, tras el incidente registrado la tarde del miércoles pasado, su clientela disminuyó considerablemente, incluso, algunos de sus clientes cancelaron pedidos bajo el argumento de no poder llegar por estar atrapados en el tráfico.

 

"La afluencia de gente cayó como en un 60 por ciento; fue a raíz del accidente; el lunes teníamos bastante gente porque fue el inicio de clases. Pero ese día de cinco de la tarde a ocho de la noche estuvimos sin clientes", estableció la responsable de ese comercio.

 

A su vez, una empleada de la tintorería Clean and Clean comentó que en dicho negocio tienen un promedio de 250 prendas recibidas por día, cifra que desde el miércoles se redujo hasta 180 piezas; incluso, comentó que durante los últimos dos días, algunas de sus máquinas de servicio estuvieron apagadas.

 

La estética canina Pets and More, ubicada en la misma zona, atiende en promedio a 20 clientes, pero un día después del cierre de la avenida Vasconcelos, el jueves, apenas atendieron a dos personas, reveló Jesús Montalvo, quien labora en dicho negocio.