JUAN JOSÉ GARCÍA AMARO
24 de agosto de 2013 / 05:34 p.m.

CHIHUAHUA • Con el propósito de amenazar al presidente municipal de Ciudad Juárez, Héctor Murguía Lardizábal, presuntos integrantes del crimen organizado golpearon de manera severa al oficial mayor, Jorge Gutiérrez Casas, en el interior de su domicilio.

 

Al recibir el mensaje de los emisarios, el alcalde de esta frontera pidió el apoyo del gobernador, César Duarte Jáquez, quien convocó a los jefes de las corporaciones policiacas y militares para analizar esta situación que sacudió a las esferas de gobierno.

 

Murguía Lardizábal expresó en conferencia de prensa que se sentía “muy enojado” por esta agresión, por lo que ordenó que se implementara un operativo de seguridad para Gutiérrez Casas como al resto de los funcionarios del primer nivel del municipio.

Reveló que al filo de las 8 de la mañana, tres sujetos vestidos con el uniforme de una compañía gasera irrumpieron con armas largas a la vivienda del funcionario, quien, al ser ubicado, fue amarrado en una silla, en la cual fue golpeado por ambos sujetos.

 

Gutiérrez Casas, quien es considerado como el más cercano a la familia del alcalde, sufrió fractura de costillas, golpes en la cabeza y en el abdomen, por lo que fue internado de emergencia en el Hospital Poliplaza, donde lo visitó por varias horas Murguía Lardizábal.

 

Tras apuntar que el mensaje, que entre otras cosas, le dejaron los agresores, destacaba que esto era "para que le pare a su rollo", y "esto es para el marrano ese de Teto que nos ha afectado tremendamente", dijo textualmente Murguía Lardizábal.

 

Afirmó que estos hechos no quedaran impunes y se hará lo pertinente para dar con los agresores del funcionario municipal, quien fue sorprendido por los sujetos que presuntamente revisaban la tubería del gas en el exterior del domicilio.

 

Una vez que explicó que los sujetos entraron a la vivienda cuando salió una hija del oficial mayor, el edil dijo ante los medios: "reprobamos totalmente este tipo de eventos, por lo que he dado la instrucción de que se refuerce la seguridad de todos los directores generales".

Durante la conferencia que ofreció en el Gimnasio de Bachilleres, donde se organizó la entrega de becas escolares, resaltó que la agresión no es una cuestión menor: el oficial mayor se encuentra hospitalizado debido a unas costillas rotas y golpes contusos, dijo.

 

Esta agresión se presenta a menos de 15 días de que el Cabildo autorizó un equipo de seguridad cuando terminen sus funciones como alcalde y como secretario de Seguridad Pública, Héctor Murguía Lardizábal y Julián Leyzaola Pérez, respectivamente.

 

Por ello, a partir de las 00:00 horas del próximo 10 de octubre en que concluyen sus cargos, Murguía y Leyzaola, como particulares y por tiempo indefinido, podrán contar con sus 24 y 12 escoltas, respectivamente, con un costo para el erario de 792 mil pesos mensuales.

 

Al responder a aquellos que criticaron esta medida, el edil puntualizó: "esto no es cuestión de a quién se le va a asignar la seguridad, sino de principios, que los presidentes municipales y los secretarios de seguridad tienen que saber que saliendo de su encargo no pueden quedar en la calle".