8 de diciembre de 2013 / 11:34 p.m.

Bajo una temperatura de 4º centígrados, pero el calor de más de 4 mil corredores se llevó a cabo la octava edición del “Maratón Powerade Monterrey 2013”, teniendo como ganadores a Jesús Primo Capula y Yabeth Rocha.

En su octavo año al frente de la Asociación de Clubes de Corredores y ARCA-Continental el comité organizador celebró principalmente a los maratonistas principiantes; la meta y llegada fue frente a la Nave Lewis del parque Fundidora.

Aún no salían los primeros rayos del Sol y los corredores estaban listos para consumir sus 42.195 kilómetros. Poco a poco se fueron colocando las posiciones entre los punteros y por más de 30 kilómetros que Abraham Arteaga corrió en solitario, hasta que le dio alcance Primo Capula para ser éste el primer sitio del torneo en tiempo de dos horas con 31 minutos  y48 segundos.

El año pasado, Capula fue segundo lugar y para éste invitó a los corredores nuevoleoneses a que se preparen para ganar la prueba regiomontana y dejar atrás el pensamiento de que por estar a poca altura al ciudad no pueden aspirar a los primeros sitios generales.

El ganador del año pasado se “tronó” en el kilómetro 32 y fue rebasado hasta llegar en el quinto sitio a la meta con 2:43’33’’. La segunda plaza fue para Alejandro Osuna con tiempo de 2:38’45’’ y en tercero  llegó José Gregorio Torres con 2:41’05’’.

En la femenil, la tamaulipeca Yabeth Rocha se llevó el primer sitio al negociar la prueba tres horas con seis minutos y cuatro segundos, en segundo lugar llegó Rocío Pulido con tres horas con siete minutos y cinco segundos dejando en tercer sitio a la ganadora del año pasado, María Luisa Sánchez, en tercer sitio con tres horas con siete minutos y 43 segundos.

Durante más de seis horas, el comité organizador esperó a los participantes de esta octava edición con una bienvenida que disfrutaron a lo grande los corredores, familiares y amigos.

Los maratonistas principiantes pudieron disfrutar del trato amable durante los 42.195 kilómetros del recorrido trazado por las calles de Monterrey y San Pedro Garza García.

Como en otros años, hubo parejas que “firmaron” su compromiso apenas cruzaron la meta, festejos de cumpleaños e hijos acompañando en la meta a sus padres y a la inversa. Todos con el gusto de haber cumplido uno de sus sueños.

MARTHA CEDILLO