17 de mayo de 2013 / 01:35 p.m.

Un día después que su antecesor, Andrés Granier, revelara que Arturo Núñez Jiménez conoce dónde está y cómo se le puede localizar, así como un acuerdo para la entrega de la administración estatal, el gobernador de Tabasco afirmó que el priista miente y lo conminó a presentarse al estado cuanto antes, junto con los funcionarios de Finanzas que lo acompañaron.

En un comunicado al que dio lectura en el salón Gobernadores del Palacio de Gobierno, Núñez Jiménez negó “categóricamente” que conozca el domicilio actual del químico; “lo que afirmó en la entrevista de ayer es absolutamente falso”, dijo el mandatario, en alusión a las declaraciones hechas en la radio local, en las que admite la autenticidad de un audio en el que presume poseer cientos de camisas, pantalones y zapatos.

""Entiendo que con su llamada el químico Granier quiere que el pueblo se compadezca de él presentándose como víctima y no como lo que fue, un depredador del presupuesto público"", dijo ayer el gobernador.

Durante la lectura del comunicado, Núñez Jiménez no hizo mención directa al acuerdo revelado por Granier, mediante el cual el entonces mandatario electo no acudiría al último informe de Gobierno, en noviembre pasado, en tanto que el gobernador saliente no se presentaría al Centro de Convenciones Tabasco 2000 al cambio de sexenio, el 31 de diciembre pasado. Sin embargo, sí atajó que no tiene compromisos con el ex mandatario.

""Con Andrés Granier no he asumido ni asumiré compromiso alguno. Ni antes ni después de tomar posesión como gobernador de Tabasco he pactado asunto alguno con él, mi compromiso es solo con la ley y con los tabasqueños"", manifestó.

Más tarde, en el programa radiofónico de Joaquín López-Dóriga, reconoció que Granier sí le dijo dónde iba a residir.

""Debo decir categóricamente que cuando se fue me dijo que se iba a ir a Miami a un tratamiento médico; hoy en día no sé dónde esté, lo mismo me dicen que se fue a Madrid, que va con frecuencia al Distrito Federal, no lo sé, quiero ser categórico que actualmente no sé dónde esté viviendo"", sostuvo.

En el mismo programa, Arturo Núñez afirmó que en los últimos días de diciembre, cuando se reunió con Granier, el ex mandatario ""me dijo que él había tomado la decisión de no presentarse a la ceremonia de toma de protesta porque sentía que había personas en el auditorio que lo iban a agredir y que lo comprendiera"".

Hasta ahora se desconocían los motivos por los que Granier no acudió a la ceremonia de cambio de poderes.

En Palacio de Gobierno, la mayor parte de la intervención de Núñez Jiménez versó sobre las finanzas públicas, luego de que Granier negara que haya un quebranto financiero en Tabasco.

""Rechazo de manera contundente que la entrega-recepción de la administración pública estatal se haya dado con normalidad. Las dos ocasiones que le requerí la información fidedigna y la documentación soporte sobre el total de los pasivos del gobierno que encabezó hasta el 31 de diciembre de 2012, solo recibí evasivas y tácticas dilatorias"", dijo el perredista.

Recordó que hay denuncias ante la procuraduría del estado por la desaparición de documentos vitales de las operaciones de la entonces Secretaría de Administración y Finanzas, y anticipó que por separado ya se investiga la contratación de un software que nunca funcionó para cumplir con la Ley de Contabilidad Gubernamental.

Mencionó las denuncias presentadas ante las procuradurías General de la República y de Justicia estatal por el desvío de mil 900 millones de pesos, en las que no fue mencionado el ex gobernador.

""En conclusión, la administración financiera de Tabasco correspondiente al sexenio pasado ha sido todo un laberinto de trampas, documentación desaparecida y una deuda que rebasa los 20 mil millones de pesos. Las finanzas del estado fueron saqueadas y las consecuencias las estamos pagando todos los tabasqueños"", indicó.

""Del quebranto financiero pueden dar cuenta cientos de proveedores, constructores y prestadores de servicios del gobierno estatal, a quienes no les fueron cubiertos sus pagos en tiempo y forma, razón por la cual es un problema que heredamos y estamos resolviendo conforme a nuestras posibilidades"", añadió.

— ANTONIO VILLEGAS