27 de junio de 2013 / 03:07 p.m.

México y Tabasco • Como un hombre derrotado, en mal estado de salud, el ex gobernador de Tabasco Andrés Granier Melo apareció en la rejilla de prácticas de un juzgado federal del Reclusorio Preventivo Oriente.

Con dolor reflejado en el rostro, el ex mandatario estatal escuchó que la Procuraduría General de la República descubrió que realizó operaciones con recursos de procedencia ilícita por 35 millones 318 mil 315 pesos durante los ejercicios fiscales de 2009 a 2012, que utilizó para la compra de bienes en México.

“No cometí ilícito alguno, hemos pertenecido a familias de solvencia económica y moral”, respondió el ex mandatario que gobernó Tabasco de 2007 a 2012 y culpó a su sucesor en el cargo, Arturo Núñez, de emprender una persecución política en su contra.

La defensa de Andrés Granier se enteró que su cliente también fue acusado del delito de defraudación fiscal por una cantidad menor a los 70 millones de pesos.

El abogado Eduardo Luengo Creel refutó la imputación y aseguró que el ex gobernador nunca fue auditado y que la PGR tomó en cuenta sus ingresos del 1 de enero de 2006 a la fecha, es decir, antes de asumir el cargo de mandatario el 31 de diciembre de ese año; ese delito ya prescribió, dijo el litigante.

El gobernador Arturo Núñez ha declarado que durante la gestión de Granier Melo se registró un desvío de más de 2 mil millones de pesos.

En la averiguación previa 67/2012 iniciada por la Procuraduría General de Justicia de Tabasco, se indica que en la administración de Andrés Granier no se ejercieron mil 900 millones de pesos pertenecientes a partidas federales; el pasado 6 de marzo interpuso una denuncia en la PGR.

Pero a escala estatal, las autoridades locales no han podido cuantificar el supuesto desfalco, porque continúan hallando irregularidades en todas las dependencias.

Ayer quedó claro que la PGR solo detectó un presunto lavado por más de 35 millones de pesos.

La audiencia

Contrario a otros casos, la juez cuarta de distrito de procesos penales federales en el DF, Taissia Cruz Parcero, permitió el acceso a los medios de comunicación para cubrir la toma de declaración preparatoria.

Prohibió el ingreso de cámaras de video y fotografía, además de grabadoras, para que Granier Melo no fuera exhibido. La juez aplicó un criterio que emitió en mayo pasado la primera sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

La audiencia inició a las 13:30 horas en la rejilla de prácticas del juzgado 12 de distrito de procesos penales federales, porque es la que cuenta con mayor espacio para albergar personas.

Andrés Granier pidió a la juez que le permitiera tomar asiento, porque se sentía mal. También solicitó la duplicidad del término constitucional para presentar pruebas para demostrar que es inocente, plazo que vence el próximo lunes a las 23:30 horas.

"…reitero, soy inocente y pido la duplicidad del término para exponer, a través de mis abogados, las pruebas correspondientes. Mi estado de salud está mal".

La juez dejó claro que se tomarían las medidas necesarias para atenderlo en caso de emergencia.

A las 14:00 horas, la juez ordenó atención médica para el ex mandatario, debido a que Granier comentó estar mal de la presión; le hicieron un chequeo médico y le proporcionaron una pastilla. Granier se levantó y recargó su mano en la rejilla de prácticas, agachó la cabeza, se le percibía triste.

El coordinador de agentes del Ministerio Público federal en el Reclusorio Oriente, Hugo Sánchez, no quiso interrogar a Granier Melo por su delicado estado de salud. La audiencia concluyó a las 14:10 horas.

PRESCRIBIÓ

A su salida del reclusorio, Eduardo Luengo calificó de falsas las acusaciones de Arturo Núñez, pues los supuestos desvíos de miles de millones de pesos durante la pasada gestión no rebasan ni siquiera los 70 millones de pesos, lo que confirma "una persecución política".

"Ustedes han sido testigos de la acusación; están formulando la acusación por el supuesto lavado de dinero por la cantidad de 35 millones de pesos, cuando el gobernador (Arturo Núñez) durante seis meses anunció que el químico Granier había obtenido recursos por miles y miles de millones de pesos, lo que evidentemente es falso.

"La supuesta defraudación fiscal hace consistir en una cantidad menor a los 70 millones de pesos, lo que también pone en evidencias dos cosas: una, el químico nunca ha sido auditado, que es requisito indispensable para que se le formule una acusación fiscal; dos, considera los ingresos del químico Granier desde 2006 antes de que fuera gobernador y que por disposición fiscal ya están preescritos", manifestó.

Observación médica

Andrés Granier no recibe "atención especial" en el Reclusorio Oriente y se encuentra bien de salud, pero con observación médica, así lo informó el secretario de Gobierno del Distrito Federal, Héctor Serrano.

En tanto, el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, aseguró que la custodia será "exactamente como cualquier otro interno, con los cuidados que imponen las propias normas penitenciarias para quienes presenten problemas de salud".

Recuperar lo robado

El gobernador Arturo Núñez, planteó que Granier Melo debe ser trasladado a Tabasco, donde se le siguen procesos locales que en breve recaerían en una acción penal y además está radicado el juez federal que ordenó su aprehensión.

"Tendría que estar en Tabasco porque tanto el juez de la causa de los delitos federales como el juez de la causa local están radicados en Tabasco", aseguró.

Finalmente, el líder priista en San Lázaro, Manlio Fabio Beltrones, opinó que es bueno que la justicia haya procedido a desahogar la averiguación contra Andrés Granier. "Habla muy bien de que este gobierno no tiene ninguna limitación para que se cumpla con la ley".

RUBÉN MOSSO, ANA CECILIA MÉNDEZ Y ANTONIO VILLEGAS