9 de mayo de 2013 / 12:19 a.m.

 Ciudad de México • Adriana Hernández Henríquez y Wendy Paola Ramírez Hernández, que se encuentran en el Hospital Magdalena de la Salinas del IMSS, presentan quemaduras en el 95 por ciento de sus cuerpos por lo que existen “pocas esperanzas” de que salgan con vida, informó Juan Carlos Henríquez, familiar de ambas mujeres afectadas por la explosión de una pipa de gas.

“Se nos informa que el medicamento está haciendo su función. Pero ambas están muy graves y pues nos dan unas horas. Ambas tienen quemaduras del 95 por ciento. Hay pocas esperanzas”, refirió Juan Carlos Henríquez.

-¿Cree que puedan sobrevivir? No, no creo que se salven”, agregó.

La familia está atravesando por un momento difícil. “Ya ahorita van dos (muertos Israel Garrido Castillo y su hijo de aproximadamente 10 años Adrián Martín), tenemos cuatro hospitalizados”: Andrea Monserrat Garrido Hernández, de 1 año y 9 meses, que fue trasladada a un hospital de alta especialidad en Texas.

Así como la hija de Wendy Paola, de 15 años de edad, la cual nació ayer ante la emergencia de la explosión y que, se encuentra aparentemente estable. Sin embargo, de acuerdo con Juan Carlos Henríquez, hasta el momento carecen de todo tipo de reporte detallado.

El chofer que manejaba la pipa, Juan Ramón Díaz Olivares, también se encuentra grave, y es custodiado por policía federal que se encuentra dentro de las instalaciones hospitalarias.

MILENIO pudo ingresar hasta el área de urgencias del Hospital Magdalena de las Salinas del IMSS, donde se encuentran seis de las personas afectadas.

Se confirmó el deceso de la séptima paciente, Rosa María Vigil García, de 47 años de edad, alrededor de las 4:30 de la mañana por las quemaduras que presentó en diversas partes del cuerpo.

Los médicos y enfermeras trabajan a marchas forzadas para atender a los afectados por la explosión de la pipa de gas en la carretera México-Pachuca,

Hay camillas colocadas en pasillos del área de urgencia donde son atendidos pacientes con diferentes problemas de traumatología. Algunos fueron trasladados a otros hospitales y muchos más dados de alta, con citas reprogramadas.

Autoridades del gobierno del Estado de México se han dado a la tarea de entregar a los familiares todos los insumos que se requieren, desde enjuagues, algún tipo de gasas, medicamentos y sueros, así como todo lo que es requerido por el personal del IMSS de este hospital. “Nos están dando todo el apoyo”.

No obstante, consideran que hubo tardanza en la llegada de bomberos y personal capacitado para salvar a las personas que se encontraban en el edificio en llamas.

Según relató Juan Carlos esa tardanza propició que sus primos se dieran a la tarea de romper con hacha y con las manos la puerta la herradura del edificio que ardía en llamas.

Inclusive, recordó que trasladaron a Israel, esposo de Adriana Hernández Henríquez, al Hospital Regional de Alta Especialidad José María Morelos y Pavón de Zumpango, Estado de México.

“Hizo bromas de que estaba quemado de su cara”. Luego falleció, junto con su hijo Adrián Martín, de aproximadamente 10 años de edad.

Existe una especie de módulo especializado, con personal del IMSS y del gobierno del estado, que de manera directa ofrecen informes a los familiares que están dentro del hospital.

En los pasillos los familiares viven momentos de angustia. Se encuentran en la disyuntiva de ir a enterrar a algunos de sus parientes o bien quedarse las 24 horas en espera de una mejoría.

 — BLANCA VALADEZ