4 de julio de 2013 / 03:57 p.m.

El alemán André Greipel, del Lotto, se impuso hoy en la sexta etapa del Tour de Francia por delante del eslovaco Peter Kittel, del Argos, mientras que el sudafricano Daryl Impey arrebató el jersey de líder a su compañero de equipo Simon Gerrans por diferencia de puntos y se convierte en el primer líder africano en la historia de la ronda gala.

Es la primera victoria del llegador germano, de 30 años, en esta edición y la quinta en la ronda gala, donde el año pasado sumó tres triunfos parciales.

Fue una buena noticia para el equipo Lotto, cuyo jefe de filas, el belga Jurgen van den Broeck, cuarto de la pasada edición, no había podido tomar la salida por las consecuencias de la caída sufrida la víspera.

En la etapa de hoy, Greipel fue más rápido que Peter Sagan (Cannondale), que su compatriota Alexandre Kittel (Katusha) y que el británico Mark Cavendish, que se había caído a falta de 30 kilómetros para la meta y que, pese a ello, acabó cuarto.

Cavendish se había impuesto en las dos últimas ediciones en las que el Tour había llegado a Montpellier, pero hoy no pudo sumar su vigésimo quinta victoria, que le habría igualado como el tercer ciclista con más triunfos de la historia con el francés André Leducq, solo por detrás de Bernard Hinault (28) y Eddy Merckx (34).

Pero la gran sorpresa del día se produjo en la general, donde el australiano Gerrans cedió el jersey amarillo a su compañero de equipo Impey, que se convirtió en el primer ciclista con nacionalidad africana en liderar la carrera.

Ambos ciclistas estaban empatados a tiempo en la general, por lo que el desempate se hace por el orden de entrada de las etapas. Gerrans se quedó en la parte de atrás del pelotón, acabó en el puesto 48, mientras que Impey entró en el puesto 13.

Fue la guinda a una jornada tranquila, en la que apenas hubo ataques. El español Luis Ángel Maté, del Cofidis, se escapó nada más empezar, pero su aventura duró apenas 44 kilómetros.

A partir de ese momento, el fuerte viento evitó que hubiera otras escapadas y el pelotón rodó tranquilo hasta el final.

El colombiano del Movistar Nairo Quintana y el español del Katusha Joaquim Rodríguez se cayeron sin aparentes consecuencias graves.

EFE