26 de julio de 2013 / 01:48 p.m.

Guadalupe.- • El alcalde de Guadalupe, César Garza Villarreal, informó que buscarán reestructurar la deuda que tienen de 131 millones de pesos a 23 años, debido a los altos intereses que esto representa a siete años.

César Garza, detalló que el municipio tiene una deuda integrada con el sistema bancario de 661 millones de pesos, de los cuales 530 están ya contratados por Banobras en un esquema cómodo, y sin anualidades en un plazo que vence en el 2033.

"Es una deuda que está estructurada de una forma correcta, pero tenemos 131 millones de pesos que los tenemos contratados a un plazo de siete años, en el que estamos pagando entre ambos créditos para sumar 131 millones, 21 millones de pesos de anualidad y un millón 200 mil pesos mensuales de intereses, son estos créditos los que tenemos a las tasas más altas, y a los plazos más cortos, lo que estamos proponiendo es ampliar el plazo a 23 años en el crédito de 131 millones.

"El beneficio económico de flujo para el municipio sería de 30 millones de pesos anuales, esto estaríamos logrando agregar a nuestra capacidad de flujo de disposición de recursos, mediante la supresión de la anualidad y dos, la disminución de la tasa de interés y tres el aumento del plazo para el cumplimiento de la obligación financiera, creemos que el municipio ha hecho lo necesario para pedir esta reestructuración y el apoyo primero del cabildo y luego del Congreso", indicó.

Garza Villarreal, mencionó que es injusto el pago que se realiza con las tasas de interés tan altas.

"Porque podemos acceder a mejores tasas de interés en Banobras, y que podamos establecer un mecanismo de pago que sea más cómodo para el presente y para futuras administraciones", dijo.

Asimismo se comprometió a que la administración no va a tomar un solo peso del crédito autorizado por el Congreso local para el ejercicio 2013, que son 63 millones de pesos, a cambio de que el mismo los ayude a reestructurar la deuda.

"Ni tomar el límite de endeudamiento al que tendríamos derecho en el presupuesto 2014 y 2015. Queremos comprometernos en este momento a que no haríamos uso de esta disposición del crédito a cambio de que se nos dé la posibilidad de reestructurar.

"Creemos que esta es una oferta justa por parte del Ayuntamiento al Congreso porque habla de una posición responsable financieramente hablando y con esto la administración 2012- 2015 se convertiría en la primera administración de las últimas que no incrementa un solo peso a la deuda, que la reduce y que teniendo disposición de crédito no lo tomamos como un acto de responsabilidad", dijo.

MARILÚ OVIEDO