8 de mayo de 2013 / 12:44 p.m.

 

 

Monterrey  • El municipio de Guadalupe se niega a reconocer los millonarios adeudos con proveedores que heredó de la administración anterior que encabezaba la actual senadora, Ivonne Álvarez.

Los afectados se encuentran sorprendidos de que, por primera vez en la historia del municipio, les han comunicado que las facturas emitidas antes del 31 de octubre de 2012 no son reconocidas, y por lo tanto, no les serán pagadas.

Entre los diversos proveedores de esa administración, figuran empresas privadas y hasta paraestatales, como la Comisión Federal de Electricidad, además hay facturas pendientes de pagoa hospitales y constructoras.

La deuda institucional que el actual gobierno municipal ha dejado de pagar bajo el argumento de que no se contrató durante su administración rebasa los 200 millones de pesos.

La política del “no pago” ha provocado la cancelación de nuevos créditos por parte de los proveedores afectados, quienes además han corrido la voz para con las empresas de giros similares, a fin de evitar que financien productos, obras o servicios al municipio de Guadalupe.

Pese a que la administración municipal ha caído en moratoria con proveedores que tenían años de concederle crédito, llama la atención el que erogue 38 millones de pesos al mes por concepto de nómina de empleados, que sería la más alta de su historia.

Un problema adicional son los descuentos quincenales a empleados, que rebasan los 25 millones de pesos por concepto de créditos por nómina otorgados por mueblerías y compañías de seguros.

Pese a que los descuentos en la nómina son aplicados regularmente, los depósitos no se hacen a las mueblerías ni a la aseguradora, lo que ha derivado en el incumplimiento de las coberturas contratadas en las pólizas para automóviles.

El resultado es que al momento de requerir los servicios de seguro por accidentes, a los trabajadores de Guadalupe se les niegue el servicio.

Redacción