14 de febrero de 2013 / 02:12 a.m.

Ciudad de México • Parejas en su mayoría, se reunieron la noche del martes para disfrutar de la voz e interpretación de Guadalupe Pineda, quien ofreció un pequeño adelanto de lo que será su show del Día de las madres programado para el 10 de mayo en el Auditorio Nacional.

Pasadas las 21:30 horas cuando una orquesta en vivo empezó a tocar, el telón rojo de terciopelo del lugar abrió su cortina para vislumbrar lo que ocurriría sobre el escenario.

Una docena de músicos y tres coristas aguardaban a Guadalupe Pineda, quien fue recibida por su público con un fuerte aplauso.

La velada musical inició con "Momentos", el cual de inmediato fue coreado por los presentes, logrando que Guadalupe se ruborizara al identificar a un grupo de seguidores, así como también a su admirador más fiel: su esposo, quien tenía el mejor lugar del recinto.

"Amapola" continuó en el repertorio, y posteriormente dio pie a un popurrí integrado por temas de Marco Antonio Solís, Joan Sebastian y Juan Gabriel, "A dónde vamos a parar", "Eso y más" y la legendaria "Amor eterno", mismos que diera a conocer hace unos meses en el Palacio de Bellas Artes, y que quedaron plasmados en el disco que recién presentó Guadalupe Pineda en vivo desde Bellas Artes.

"Gracias por estar aquí esta noche en la que presento de manera oficial este disco con el que cumplí el sueño de regresar al Palacio de Bellas Artes, y cantar esas canciones son parte de mi vida, este disco es un pedazo de mi historia", expresó completamente conmovida.

"El día que me quieras", "Ya no estás más a mi lado", "Reloj", "Sin ti", "Toda una vida" dieron dirección a esta noche romántica y llena de emociones, ya que aunque no subió al escenario a acompañarla en la música, fue un gran estímulo para la artista ver entre el público a su hija, amigos y fans de años que viajaron desde otras partes de la República para presenciar el evento.

"Sabor a mí", "Perdón" y "Ódiame" potenciaron la voz dulce de Guadalupe, que acompañada en esta última por el requinto hizo vibrar a los asistentes, muchos de ellos celebraban el 14 de febrero anticipado.

"Yolanda" fue el tema final de la noche, siempre puntual, emotivo y bajo una interpretación excelsa, tanto, que el público no perdonó esa despedida y la hizo regresar al escenario para cerrar con "Jacinto Senobio".

María de Lourdes Torrano