— SANDRA GONZÁLEZ
16 de septiembre de 2013 / 01:27 p.m.

Monterrey.-  • Por causas de fuerza mayor, algunas personas tuvieron la necesidad de pasar a la intemperie las fuertes lluvias que se han registrado durante los últimos días en el área metropolitana de Monterrey.

La lluvia arreció en el estado de Nuevo León y las salas de espera de los hospitales en el área metropolitana fueron insuficientes para resguardar a los familiares de pacientes que esperaban noticias.

Se les pudo observar debajo de las marquesinas, como en el Hospital Metropolitano, o aprovechando los toldos de comercios ambulantes para que la lluvia no afectara más su día.

“Aquí, tapándonos un poquito, aunque ya se empieza a sentir el friecito, pero al rato vamos por un café; tenemos que estar aquí todo el día hasta que llegue el relevo, qué más, o a ver si en el día nos dan buenas noticias y nos vamos con todo y nuera”, mencionó el señor Raúl Rivera, quien esperaba noticias de su nuera que estaba internada.

En el Hospital de Zona 21 del IMSS, unos cuantos preferían estar afuera; algunos grupos se formaban y aunque parecía que pertenecían a una sola familia, la realidad es que se desconocían entre sí, pero durante la larga espera, hasta buena plática sacaban y, pese a ser desconocidos, la angustia por saber de sus seres queridos los unía en un mismo tema.

Por salir de emergencia de su casa, a la señora Guadalupe Serna se le olvidó el paraguas y entonces se dio cuenta cómo los comerciantes aprovechan la ocasión; por eso, prefirió improvisar con una bolsa de plástico que la protegió de las inclemencias del tiempo.

“Me salí a la carrera, pues me dijeron que venía de urgencia y, ándale, que estaba llueve y llueve; luego me fui a Fundadores (el mercado) y no, olvídate, los vendían en 80 o 90 pesos, pues como está fuerte (la lluvia), ahorita quieren hacer su agosto; mejor me quedo con la bolsa, que al cabo ni pasa el agua”, indicó.

Pese a los pronósticos de lluvias fuertes a causa del Huracán Ingrid, los familiares de internos continuarán en guardia hasta recibir buenas noticias.