16 de diciembre de 2013 / 09:23 p.m.

Ser el primer técnico que gana tres veces la Copa Mundial de Clubes de la FIFA, con dos equipos distintos, no es algo que le quite el sueño a Pep Guardiola, el timonel del Bayern Munich.

Para el español, que ya conquistó dos veces este trofeo con el Barcelona, ganar el torneo es una forma de continuar la obra que comenzó su predecesor Jupp Heynkes, que la temporada pasada sacó al Bayern campeón de Europa, de Alemania y de la Copa Alemana.

"Jupp hizo un gran trabajo y es por eso que estoy aquí. No es nada especial", declaró Guardiola el martes, en la víspera del duelo por las semifinales contra el Guanzhou Evergrande chino. "Me gustaría ganar por los jugadores, que lo ganaron todo el año pasado. Y por el Bayern".

De la mano de Guardiola, el Bayern ha tenido un arranque de temporada casi perfecto. Bayern ganó la Supercopa de la UEFA tras derrotar al Chelsea de José Mourinho y lidera firmemente la bundesliga.

Ahora podría darle al Bayern su primer Mundial de Clubes, que se sumaría a las dos Copas Intercontinentales que los alemanes ganaron en 1976 y el 2001, cuando el trofeo se lo disputaban los campeones de Europa y Sudamérica únicamente.

"Normalmente, antes de un partido como este, la gente piensa que el Bayern es el favorito, pero contra un técnico italiano las cosas cambian", declaró Guardiola aludiendo a Marcello Lippi, el timonel de los chinos. "Cuando no son los favoritos (los italianos) son peligrosos. Tenemos que estar bien preparados".

Lippi dijo que debe ser realista y hacer un planteo defensivo ante un equipo al que le gusta tener la pelota como el Bayern.

Lippi, de 65 años, sacó a Italia campeona mundial en el 2006 y ganó cinco veces el campeonato italiano con Juventus, además de la Copa Intercontinental de 1996 y una Liga de Campeones.

El italiano dijo que Guardiola enfrentó circunstancias muy especiales para llegar donde está.

"Empezó muy joven, con un equipo muy bueno que convirtió en el mejor en la historia del fútbol. Con Barcelona lo ganó todo a nivel de clubes y su filosofía también le dio mucho resultado a la selección de España", comentó Lippi. "Yo, en cambio, empecé desde abajo y fui creciendo hasta conseguir todo lo que conseguí".

Guardiola, de 42 años, dice que tiene amigos en China que estuvieron observando al Guangzhou. A partir de la información que recabó, dijo que habrá que cuidarse del ataque de los asiáticos, que incluye a los sudamericanos Muriqui, Elkeson, Darío Conca y el ex volante del Celtic Zheng Zhi.

"(Las semifinales) Son más duras que la final. Hay que prepararse y conocer al rival lo mejor posible. Hoy le voy a hablar a mis jugadores de la calidad de nuestro rival", dijo el español. "Tienen aptitudes. Están aquí porque son un buen equipo".

El ganador del partido enfrentará el sábado al vencedor del duelo del miércoles entre Atlético Mineiro y el Raja Casablanca.

AP